VUELVE LA SANTA INQUISICIÓN

La Asociación Dulce Revolución ha recibido una amenaza de sanción por parte de la Consejería de Salud de la Generalitat de Catalunya, que puede ir de los 90.000€ a 1.000.000€, por el simple hecho de pretender colaborar en la difusión de un acto público, en el que Gregorio Placeres, químico mexicano, quería dar a conocer su método para ayudar a niños enfermos de autismo, cuyos resultados positivos han podido experimentar más de 130 niños en todo el mundo, y en el que ivan a internenir algunos de los padres que han confiado en el Sr. Placeres. Las presiones del Departamento de Salud fueron tantas, que la Asociación organizadora decidió suspender el acto.
¿DÓNDE ESTA LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN?
El hecho de que este método escape a las recomendaciones oficiales, no debe ser un impedimento para que las familias que tienen niños enfermos de autismo, no puedan contemplar más opciones.
Esta amenaza, viene precedida de una multa por incumplimiento de la Ley de etiquetaje y cuya finalidad, no es otra que la de destruir una entidad que se atreve a cuestionar si los intereses de políticos y de algunas empresas farmacéuticas son los mismos. Detrás de estos golpes económicos no se esconde más que una clara intención de destruir la Asociación Dulce Revolución.
El mismo Departamento de Salud consiguió evitar que Josep Pàmies participara el día 21 de Septiembre en un acto informativo sobre alzheimer, amenazando a la Asociación Alzheimer Costa Daurada con retirarle las subvenciones, lo que les supondría cerrar el Centro de Día que gestionan.
¿Dónde quedan esas palabras tan bonitas que repiten como mantras nuestros políticos sobre la “nueva república catalana"?: derecho a decidir, libertad de expresión, … ¿Esta es la nueva república que quieren construir? ¿Este es el hecho diferencial catalán del que presumen?. Servir a los poderosos, a las mafias farmacéuticas y acallar a los disidentes para crear un pensamiento único en favor de los grandes intereses, mas bien parece un claro retroceso a las épocas de la santa inquisición, donde se quemaba en la hoguera a los disidentes de pensamiento de los poderes establecidos.
Desde la Asociación Dulce Revolución seguiremos en la defensa de la libre elección de las terapias naturales y exigimos al Departamento de Salud de la Generalitat de Catalunya que deje de mandar amenazas indignas de un gobierno democrático, que degradan a las personas y a la propia institución Catalana como supuesta defensora del pueblo.