Tos y vómitos MMS – Castellón

Mi nombre es Aurora, tengo 50 años (abril 2020) y vivo en una zona entre Castellón y Valencia. Mi marido tiene 51 años, es hipertenso. Trabaja en una fábrica de cerámicas (como muchos de esta zona). Debido a este trabajo muchos crean alergias y otras patologías como hernias discales, etc.

Hacia el 20 de diciembre del 2019 empezó a toser. Justo en la época que aquí aparece el polen con más fuerza, debido al clima donde vivimos. El año anterior, ya le había pasado en las mismas fechas, pero con menos fuerza. No se le iba con nada. Una amiga nos dio Té de roca y con infusiones la tos se le fue desapareciendo poco a poco.

Pero en diciembre pasado le volvió a dar con más fuerza, con una tos persistente y molesta, provocándole el vómito. Estaba débil y no podía descansar ni de noche ni de día. Fue al médico de la mutua y le mandó un jarabe que no logró hacerle nada, luego fue al médico de cabecera y le mandó unos sobres, con los que tampoco encontró mejoría.

Pasaban los meses sin encontrar mejoría y a primeros de marzo volvió al médico de cabecera, porque los vómitos eran constantes. No podía retener nada en el cuerpo. No había tenido fiebre, pero al no comer, había perdido peso. El médico le recetó un jarabe, un protector de estómago, corticoides y un aminoácido. Le dio la baja durante una semana.

Ya empezaban a verse casos de Covid19 y yo ya había pedido el MMS para prevenir el virus. Cuando me llegó, le di 3 gotas activadas, en ayunas, en un vaso de agua, como pone el protocolo. Como era la primera vez no quería arriesgarme y solo se tomó 3 gotas. Por la noche ya no tosió, pudo descansar y la tensión la tenía regulada, que incluso con medicación para la tensión, no se regulaba.

El clorito de sodio lo tomó así tres días consecutivos; aunque también siguió el tratamiento médico a la par.

.

Aurora Belmonte

aurorabelmonte@hotmail.com

Castellón de la Plana -Valencia