Si consumimos carne o leche no ecológicas, creamos resistencia a los antibióticos.

 

España encabeza las ventas de antibióticos de uso veterinario en Europa, con mucha diferencia.

http://www.colvet.es/node/2174

Los granjeros suministran indiscriminadamente antibióticos a los animales destinados al consumo humano y eso provoca la creación de bacterias cada vez más resistentes. Aunque se les obligue a someter a los animales a un periodo de descanso antes de llevarlos al matadero, las bacterias resistentes pasan a la cadena alimentaria. Pero la contaminación de los residuos de este exceso de antibióticos, nos afecta a todos puesto sus heces llegan a las aguas residuales que van a regar los huertos y campos de frutales.

Queda evidente la dejación de responsabilidad por parte de las autoridades sanitarias, que agrava la situación por falta de políticas de control de las infecciones multi-resistentes en los hospitales, la falta de transparencia sobre las tasas de infecciones multiresistentes en cada hospital, la mala utilización de los antibióticos por parte de los profesionales - que se favorece cuando las instituciones no rinden cuentas a la sociedad ni controlan la influencia de la industria farmacéutica – o sistemas de control de la cadena alimentaria y las aguas.

http://www.nogracias.eu/2016/04/25/la-corrupcion-politica-aumenta-la-resistencia-a-antibioticos/

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha lanzado una campaña de movilización para pedir al Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad y al Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente medidas concretas que solucionen el problema y protejan la salud de los consumidores http://www.ocu.org/movilizate/contra-bacterias-resistentes

Sumemos nuestro grano de arena para exigir cambios.