Reconocimiento a Josep Pàmies con el galardón Caminos de oro líquido 2017

Josep Pàmies fue reconocido ayer con el galardón Caminos de oro líquido 2017, por parte del Consell Comarcal del Segrià, durante el Acto de inicio de una serie de actividades encaminadas a la promoción del aceite de oliva, que se cultiva en los seis municipios de secano de esta comarca leridana: Aspa, Maials, Alfés, Torrebesses, Alcanó i Llardecans

http://www.segria.cat/

 

La presidenta del Consell Comarcal, María José Invernón hacía entrega a Josep de este premio, en su condición de horticultor, persona comprometida con la sociedad y sabio de la naturaleza. Celebramos que algunas autoridades sepan reconocer la labor social de este hombre entregado al bienestar de los demás.

En su discurso de agradecimiento, Josep aprovechó el tiempo para enumerar algunos de los beneficios del aceite de oliva como engrasador perfecto para nuestro organismo, recordó el medicamento huérfano para cáncer que descubrieron, no hace mucho, unos investigadores de la Universidad de Baleares a base de aceite de oliva, demonizados por buena parte de la opinión pública, denunciados y finalmente absueltos, cuya patente adquirió la multinacional Merkc y ya está en el mercado a un precio razonable y sin efectos secundarios, al contrario que la quimioterapia.

También hizo referencia a las propiedades de la hoja de olivo para tratar enfermedades como la diabetes, hipertensión y cáncer, animando a los alcaldes y responsables de cooperativas olivareras presentes, a que investiguen sobre esta posibilidad y así optimizar su esfuerzo.

Aconsejó usar el agua de mar como conservante para las aceitunas, convirtiéndolas de este modo, en un alimento apto para hipertensos.

Y además, recomendó el uso de este oro líquido para la elaboración de cremas extraordinarias, como esta que le facilitó una abuela riojana, para eliminar el Herpes:

Se pone a cocer a fuego lento 1 litro de aceite de oliva extra virgen, 70 hojas de Lengua de gato Picris hieracioides y un vaso de vino negro hasta que pierda el color del vino, se le añade 150 grs. de cera de abeja y se pone en los tarros correspondientes para usar en cuanto ha enfriado.

Felicidades Josep, especialmente por tu generosidad.