Posible COVID19 – Alicante

Mi nombre es Conrado, tengo 66 años (abril 2020) y vivo en la provincia de Alicante. Yo era un poco desconfiado del clorito de sodio y de otros productos naturales. Me parecía demasiado simple, barato y fácil. Mi hija, que tiene 41 años (abril 2020), se encontraba muy mal, le faltaba el aire, no podía respirar, tos seca muy intensa, fiebre y mucho dolor de cabeza. Estaba a punto de llamar a la ambulancia. Llamó al número de teléfono que han habilitado en la Comunidad Valenciana. Le tomaron sus datos. En el caso de mi hija, después de hablar un médico con ella y, por los síntomas que ella le describió, la diagnosticaron como infectada por el covid19. Le dijeron que no podía salir de su casa y que debía hacer cuarentena forzosa.

Mi hija me llamó desesperada, porque estaba sola en un piso con su hija de 12 años. Estaba preocupadísima porque no podía respirar más y si la ingresaban a ella…  ¿dónde dejaba a su hija? porque nadie querría quedarse a su hija por el miedo a ser portadora. Durante la llamada, yo no la podía comprender porque tosía más que hablaba. Entonces fue cuando se me "encendió la lamparita" y le propuse probar, ante su desesperación, unos productos naturales que conocí a través de Josep Pàmies. Ella aceptó libremente probar con prudencia otra alternativa. Creo que eso la salvó.

Siguiendo las directrices de Andreas Kalcker y otros, le di el clorito activado con ácido clorhídrico en 1 litro de agua destilada: 22 gotas de cada componente. El estado de pureza del clorito es del 80% (seco en escamas) preparado al 28%, es decir en un botecito de 100 ml lleva 35 gr de clorito puro y se llena el botecito con agua destilada. Del ácido clorhídrico (en líquido) se pone 14,5 cc en el botecito de 100 ml y luego se llena con agua destilada.

Empezó tomando la solución durante todo el día, un pequeño trago cada hora y media.

También tomó própolis en polvo, se aplicaba plata coloidal en la garganta y nariz de 20ppm. También, 3 veces al día, tomó una solución concentrada en alcohol de Kalanchoe, artemisa annua, caléndula y cáñamo (cannabis). Le di vitamina C 1 gr. al día, (en este caso, separándola por 3 hs. de la toma del clorito), citrato magnesio 400 gr día, D3+k, 150 mcg y 50 mcg, Zinc y Selenio, L- glutamina 500mg. La artemisa también la tomó en cápsulas, además de equinácea, ajo, canela y espirulina. Además de llevarle todos estos productos, le llevé también alimentos porque no podía salir de casa a comprar.

Le dije también de evitar o reducir al máximo leche, azúcar y harinas blancas. Le aconsejé comer mucha fruta y verduras variadas, pescados pequeños como fuente de omega3, huevos, nueces, almendras, arándanos, frambuesas, muy poca carne y sólo si puede ser ecológica para no comer hormonas ni antibióticos.

También que realizara respiraciones profundas, tomar sol, caminar, moverse, beber 2 litros de agua al día, tomar un sorbo de agua de mar por su riqueza en minerales y dormir bien 7-8 horas min. Y como cura psíquica, emocional y espiritual le aconsejé apagar por completo la TV, y las noticias, que provocan miedo y pánico y esto deprime nuestro sistema inmunológico. Le propuse leer libros edificantes, buscar en internet videos educativos, constructivos, positivos, documentales de animales, naturaleza, etc. que leyese los Evangelios, es decir distanciarse del bombardeo negativo del pánico que no le favorecía para nada, etc.....

En menos de 24 horas remitió la tos y empezó a respirar normalmente. Todavía me cuesta creerlo. De este modo no solo se curó, sino que evitó ir al hospital,
colaborando a que no se colapsara más de lo que está.

Casi todos los días la llamaban del centro de salud para saber cómo evolucionaba. Le dijeron que no hacían test y preferían mantener a los infectados en sus casas con un seguimiento telefónico, siempre que vayan superando la enfermedad.

Si el clorito (aparte de todo lo que le di) no hubiese funcionado, entonces creo que hubiese terminado en la UCI, ella y su niña.

Según mi opinión personal, el elemento más activo y decisivo en su mejoría fue el clorito, el resto del cóctel, por supuesto también tuvo su parte activa.

Mi hija a fecha de hoy, 18 de abril, está perfecta.

De forma telefónica le han dado el alta y ya no la llamaron más. Sólo ha recibido una llamada la semana pasada pidiéndole que se presente en el Hospital para que le hagan una extracción de sangre.

Conrado

testimonios@dolcarevolucio.cat

Alicante