Polimialgia

En abril de 2013 diagnosticaron polimialgia a mi madre y le recetaron cortisona. Según la reumatóloga necesitaría entre uno y dos años de tratamiento para que desapareciera totalmente.

Sabíamos que los corticoides, único tratamiento para curar la polimialgia, tenían unos efectos muy nocivos para el organismo, pero además, tuvo muchos problemas de tolerancia, por lo que decidimos buscar alternativas.

Comenzó a tomar tintura de cannabis en octubre. Se tomaba 4 gotas por la mañana y 8 por la noche y la fue graduando en función de la intensidad del dolor, que en aquella época era muy fuerte y le dificultaba enormemente llevar una vida normal.

En diciembre se terminó el frasco y no pudo ir a buscar más, por la coincidencia de las fiestas de Navidad. El dolor sin embargo, había disminuido mucho.

Antes de terminar el año, tocó hacer las analíticas de seguimiento de la polimialgia y, pasado fiestas, a mediados del mes de enero, fuimos a buscar los resultados a la reumatóloga. Imaginaos la sorpresa que tuvimos cuando nos dijo que la enfermedad había desaparecido ¡totalmente!

Tal y como explicó la doctora, puede aparecer algún brote, por eso procuramos hacernos más tintura. Ahora se toma 5 gotas de tintura de cannabis cada tarde, como medida de prevención y de alivio, los días de dolor.

Hay que decir también que, desde octubre 2013, bebe una vez al día la mezcla de hierbas con ortiga, diente de león, cola de caballo y estevia. La verdad es que le va muy bien y está muy contenta.

Mercé

Abril de 2014

merce.sg@terra.com