Perra y gato – Albacete

Mi nombre es Juana, tengo 46 años (julio 2018) y vivo en Sierra (Albacete). Deseo contar mi experiencia con el MMS. Mi gato empezó a ponerse malito en octubre del año pasado. En la clínica le diagnosticaron el virus de la leucemia felina (está vacunado, ya que vivo en el campo) y me dijeron que no le quedaba mucho tiempo de vida porque también tenía el virus de inmunodeficiencia adquirida. Como estaba desahuciado y sufriendo mucho, comentándoselo a una hermana me dijo que probase a darle el MMS y hasta el día de hoy, que sigue vivo y, sobre todo, que no está sufriendo. No le he vuelto a repetir los análisis porque como me dijeron que le quedaba una semana y a fecha de hoy sigue vivo, pues es que está mejor seguro. Mientras tanto, se me puso mala mi perra Chispa, concretamente después del celo, empecé a verla mal y enseguida la llevé a la clínica (12/03/2018), tenía leishmania, y a consecuencia de la leishmania, también tenía erliquia y anaplasmosis. Pesa 4 kilos, así que desde ese mismo día empecé a darle a razón de una gota por kilo de peso, en al menos 10ml de agua de ósmosis por gota, cada hora-hora y media, y las analíticas salen excelentes. No le piché más glucantime, salvo el pinchazo que le pusieron el día que la llevé a la clínica (12/03/2018). Desde el día 21/04/2018, le estoy dando alopurinol, que ayuda a que no se desarrollen los parásitos de forma masiva. El veterinario me comentó que está muy bien (cuando la llevé la primera vez prácticamente no tenía sangre), pero que aún sigue activo el bicho, así que empezaré a darle otra vez MMS. En realidad, sólo han sido tres meses lo que ha tomado seguido. Incluso la veterinaria me ha dicho que cree que es digno de estudio. Hoy por hoy ambos están fenomenal.

Juana Millán Valero
basajaun666@outlook.es

Sierra (Albacete)