Infarto y cateterismo tratados con ajo

Si subía una escalera larga me venía dolor de angina inestable. Hace dos meses mi cardiólogo en vista de que no mejoraba nada y seguía teniendo anginas inestables me propuso otro cateterismo. Pero yo me negué y hace un mes y medio que un amigo me recomendó que comiera cada mañana en ayunas seis ajos crudos con una tostada de pan. Bocado de pan, bocado de ajo. Al cabo de quince dias noté una mejoría tan evidente que no había conseguido en dos años de tratamiento. Hace una semana conseguí subir a una montaña que hay a unos kilómetros de mi casa y que está a 2.400 metros de altura. Creo que resulta evidente que mi mejoría se debe al ajo. Y creo que resulta evidente que a la medicina oficial no le interesan tratamientos tan baratos que sólo alimentan al payés de la zona. Mi nombre es Pepucho Gómez y mi correo es pepuchogomez@gmail.com . Gracias por vuestra atención. Un saludo afectuoso.