Hipertiroidismo – Lérida – Maite

Mi nombre es Maite Elisabet, tengo 47 años (abril 2019) y vivo en Sant Guim de la Plana (Lérida). Hace cosa de un año aproximadamente, me diagnosticaron "hipertiroidismo". En un principio los médicos sospecharon que podía ser autoinmune y empezó mi pequeña odisea.
Todo empezó con mi malestar, los primeros síntomas que noté más molestos y que me hacían sentir agotada, fueron las taquicardias, mis pulsaciones no bajaban de 90-95 en reposo, y si hacia cualquier mínimo esfuerzo, tranquilamente subían a 120-130 hasta 150 o me agotaba continuamente. Tenía llorera a menudo, lo mismo saltaba de alegría que me ponía furiosa o triste. Fui al médico y le comenté todo lo que me estaba pasando, porque, a pesar de conocer el mundo alternativo, necesitaba un diagnóstico y saber qué le estaba ocurriendo a mi cuerpo, para poder escucharlo y atenderlo adecuadamente.
En la primera analítica se vio claramente lo que estaba ocurriendo: mi tiroides se estaba acelerando y fabricaba hormonas por doquier (comentar de paso, que en esos tiempos estaba viviendo una situación que me aceleraba a mí también y no conseguía encontrar calma por más que me esforzaba). En seguida me enviaron al endocrino y me hicieron varias pruebas, porque el endocrino apreció un bultito en mi cuello, que resultó ser un nódulo de unos 22 mm. Me pusieron en tratamiento con urgencia porque mi corazón se estaba castigando con el tema de las taquicardias.
Empecé mi tratamiento y pensando que me encontraría mejor, la cosa no fue tal como esperaba. Las taquicardias iban a su aire, por más pastillas que tomara. Al cabo de un mes, mes y medio, me empecé a informar sobre el tema y a buscar alternativas, (biodescodificación, plantas medicinales etc...). Cuando supe cómo podía acompañar al problema con las plantas adecuadas me puse manos a la obra.

Empecé a tomar una mezcla de melisa, vitex y azahar. Tomaba 25 gotas aproximadamente, 3 veces al día de la maceración (mínimo 15 días macerando) resultante de (150 gr de vitex, 100 gr de melisa y 100 gr de azahar, en un litro de alcohol de vino (uso alimentario). También tomaba agua de mar isotónica: 1/4 de litro de agua de mar rebajada 3/4 de litro agua mineral + el zumo de un limón (personalmente le añado una cucharada de miel de flores, aunque eso va a gustos).

Al principio volví loco al médico, porque al empezar con las plantas tuve una crisis curativa y se alteró todo. Durante un mes aproximadamente me estuvieron haciendo analíticas cada semana. Yo guardé la calma y seguí con mis plantitas y mi agua de mar. En un mes, todo volvió a su lugar. La tiroides empezó a funcionar correctamente.
Me han estado haciendo seguimiento a través del endocrino y hoy, después de un año, y solo 2 meses de tomar pastillas, el endocrino me ha comunicado que hay un 50% de personas que se recuperan totalmente de este problema y yo probablemente forme parte de ese 50%. Me sinceré con el médico y le conté lo que he estado haciendo y...sorpresa!!!...me ha animado a continuar con lo que hago. Me dio unas pautas de alimentación geniales para que pueda controlar mi peso. Dejé de comer carnes y embutidos. Mi alimentación actualmente se basa en consumo de pescado, verduras, frutas y frutos secos. Me ha dicho el médico que coma legumbres de tanto en tanto y harinas también de tanto en tanto. Me ha citado dentro de un año, para controlar que el nódulo no crezca, ya que sigue estando, pero no ha crecido ni menguado.
A día de hoy sigo con un mantenimiento: 1 litro de ADM isotónica un par de días a la semana (la misma fórmula redactada arriba) y 25 gotas de tintura una vez al día.
Hoy por hoy, me tomo las cosas con otro humor y calma, me trabajo las emociones y procuro practicar lo que predico en mis terapias. Por encima de todo, me amo y amo todo lo que me rodea (y si alguna vez me turbo, dejo que salga sin resistirme, lo entrego, suelto y vuelvo a mi camino) porque como una vez alguien me dijo: “Mañana amanecerá otra vez”.

Maite Elisabet Ortiz Moreno

elisabet971@gmail.com
Sant Guim (Lérida)