Hipertensión

Mi nombre es Luis, tengo 64 años y resido en Trapagaran un pueblecito de la provincia de Bizkaia en Euskadi. Soy casado, tenemos cuatro hijos, y soy carpintero jubilado, muy amante de la naturaleza, de los animales, del monte y la montaña, también del mar.

Me detectaron hipertensión en 2012 y problemas en una válvula cardiaca con leve dilatación de la aorta en 2013. Ellos me dijeron que podría ser algo de nacimiento y me dieron una pastilla para controlar la tensión y al año me la cambiaron a otra más fuerte. Ninguna hacia prácticamente nada, salvo producir algunos días, no todos, efectos secundarios como mareos al poco de tomarla que luego se quitaban.

El tema de la válvula cardiaca me causaba algunas fatigas de vez en cuando y un cierto ahogo como cuando tienes el catarro agarrado, también de vez en cuando, pero me iba limitando en mis aficiones montañeras y de andar en bici.

La primavera pasada (2015) le dije a mi doctora que no me gustaba tomar esas pastillas porque me producían esas molestias y que quería dejarlas. Ella me convenció a seguir y que si acaso en verano ya veríamos. Era claro que no quería que las dejara de tomar.

Pues bien, como en mi salud y en mi vida mando yo y como dos años antes yo vivía perfectamente sin esas pastillas y, además estaba convencido que me estaban poco a poco haciendo más daño que beneficio, decidí por mi cuenta eliminarlas y comencé a reducir la dosis de forma gradual para no quitarlas de golpe, durante un par de meses. A día de hoy ya llevo tres meses o más sin tomarlas.

Desde Enero de 2015 más o menos tomo agua de mar, al principio, tomaba poca cantidad por el miedo a lo salado en mis problemas cardíacos, hasta comprender que nada tiene que ver la sal "venenosa" común con la bendita agua marina. Al principio sólo mezclada, isotónica, después ambas. Ahora mi agua habitual es la isotónica 1/3, un litro más o menos y entre horas o cuando me apetece varios chupitos de hipertónica a lo largo del día, algo menos de 1/4 de litro, y mi vida está cambiando.
Padecía también periodontitis en mi boca y me sangraban bastante las encías y ya había perdido algunas piezas. No he vuelto ni a sangrar ni he perdido más piezas. LLevo casi un año sin usar ni pasta dental ni enjuagues de farmacia solo agua pura de mar y en la vida he tenido más salud en mi boca: gárgaras, sorbos nasales y tragar despacito los chupitos de esta agua de vida, ha solucionado mi faringitis crónica granulosa, que así me la diagnostico un otorrino del seguro hace algunos años y sin esperanzas. Para mi hemorroide baños en el mar en verano o asientos de agua marina pura de 15 o 20 minutos en el bidet o en una palangana y ya apenas la noto. Me estaban saliendo hongos en una uña de un pie, uña gruesa, poca cosa, baños de pies en agua marina y ya no hay nada de eso.

Mi otro aliado para el tema de la hipertensión ha sido la Estevia, llevo seis meses tomando infusión mañana y noche. Al mediodía tomo té verde.
Se la recomendé a un compañero de trabajo, diabético y la toma también. Éste a su vez la ha recomendado a otros (uno de ellos bajó de 250 a 130 de azúcar en 1 mes). Esto es evidente que funciona.

También he modificado mi dieta, ahora es casi vegetariana, con zumo de fruta o verduras mañana y tarde. Tomo lecitina de soja, avena, canela con miel, semillas de lino, legumbres, algo de arroz, pan integral, etc y he eliminado todos los lácteos y el azúcar blanco y por supuesto, nada de café ni bebidas azucaradas.

Estoy superando un cáncer de próstata con la medicina oficial, radioterapia y hormonas, va para dos años y nunca me ha dado problemas ni la enfermedad ni el tratamiento y tampoco puedo hablar mal del equipo que me está tratando, sería un ingrato si así lo hiciera, porque a día de hoy comprendo cómo funcionan los intereses de la medicina oficial, en las altas esferas, donde sólo se piensa en el dinero, pero abajo, a pie de consulta y de los pacientes, el personal sanitario se vuelca y se desvive por sacarte adelante, al menos en mi cáncer ha sido así.
Pienso que todo lo alternativo que hago también me está ayudando en el cáncer, no me cabe duda, pero en lo que más alivio he notado es en las fatigas y ahogos que me producía el tema cardiaco. El día 12 de noviembre de 2015 tuve revisión con el cardiólogo y me dijo que estaba mejorando mucho y la ecocardiografía anual que me hacia la ha eliminado, pues dice que ya no es necesaria, sólo volver a consulta dentro de año y medio.

Mis lumbalgias, de momento, no han vuelto, anda que no he tomado antiinflamatorios ni nada, tampoco los problemas de rodillas y que a punto estuve de operarme de una de ellas, después de estar tomando durante dos años dos cápsulas diarias. Hoy vuelvo a trepar por los montes y sin ninguna molestia.
Sinceramente no sé si estaré viviendo un sueño o no, pero es la verdad. Todo en mí se está normalizando y creo que debo compartirlo con los demás.

En fin, que todo lo que nos decís en vuestros videos colgados en internet y en vuestros correos, funciona y bien. Por ello en mí siempre encontrareis un amigo y una persona super agradecida por vuestra labor de difusión de la verdadera salud.
Hace cien años no había ni medicamentos, ni coches, ni tantos cacharros, ni tantos potingues como nos quieren hacer consumir ahora. El ser humano ha llegado hasta aquí sin nada de lo que ahora nos quieren hacer creer que es imprescindible, imitemos en algo a los animales que aún están libres y que viven felices sin nada de eso y seremos más felices.

Os envío un cordial saludo.

Luis Blázquez

nglaprea@gmail.com