Hepatitis autoinmune – Manuel – Córdoba

Mi nombre es Manuel, tengo 54 años (enero 2021) y vivo en Córdoba. En el mes de marzo, hizo 3 años que me diagnosticaron hepatitis autoinmune. La inflamación del hígado se veía reflejada en los análisis. Los niveles llegaron a Bilirrubina en masa, 21 y 16.80 esterificada, Sm-Alanina aminotransferasa, 2142, Sm-Aspartato aminotransferasa, 1840 y por último, Sm-g-Glutamiltransferasa, 496, por lo demás todo bien. Mi hígado funcionando perfectamente. Me hicieron las pruebas de todas las hepatitis conocidas y enfermedades que dañan el hígado y todo salió negativo, pero la inflamación persistía. Entonces me hicieron las pruebas de los anticuerpos que salieron positivas ANA + 1/640. AMA Negativo AML Positivo 1/160.

El único tratamiento que me ofrecían eran corticoides, inmunosupresores y además en dosis elevadas puesto que había que bajar esa inflamación. Le dije que me lo pensaría puesto que estos tratamientos son bastante agresivos. Además de preguntarle si no había otro tratamiento con menos efectos secundarios, a lo que me respondió que era lo único que había disponible por el momento.

Cuando llegué a mi casa me puse en contacto con Dulce Revolución (soy socio) y ellos me dieron a conocer la maravillosa planta: Artemisa Annua.

Empecé con 5 gramos de artemisa annua, cardo mariano, la mezcla que tienen para el hígado, en infusión, repartidas en tres tomas. Al tiempo del segundo análisis que salió bien, reduje las tomas a una infusión de dos cucharitas del café al día con las mismas pautas.

Con respecto a la alimentación y los aportes con otras plantas como la moringa, siempre secas o al natural alternándolas en el jugo.

Para mi sanación he preferido los alimentos (semillas, vegetales, frutas y frutos secos, plantas, etc.) y las infusiones de plantas enteras y lo más vivas posibles. Ahora, por ejemplo, estoy tomando en el jugo, planta de cáñamo viva y la artemisa la he sustituido por la mezcla para el sistema inmune. Así voy alternando estas maravillosas plantas prohibidas, escondidas o como lo queramos llamar, pero que son tan potentes por sus aportes nutritivos que ayuda a la regeneración de todo nuestro organismo.

Llevo tomándola desde que me diagnosticaron el proceso autoinmune, con algunos descansos.

Tomas: 9 días Artemisa Annua y 7 días descanso.

Además de una alimentación natural. Intento comer del 60% al 80% comida viva y cruda, donde introduzco jugos verdes, ensaladas y frutos (incluidos los secos), plantas o aportes nutricionales antiinflamatorias, depurativas. Como la moringa (árbol de la vida), cúrcuma, algas espirulina, chlorella, kalanchoe, etc.

Los voy alternando normalmente en los jugos verdes. También tomo complementos como el magnesio y vitaminas c y d con baños de sol, kefir de agua y alimentos fermentados que aportan bacteria beneficiosas para nuestra flora intestinal que también son importantes para nuestro sistema inmune.

He suprimido los lácteos, harinas refinadas, bollería industrial, alimentos procesados, alcohol, etc. He disminuido los hidratos de carbono y aumentado las grasas saludables.

Con todo esto, a los tres o cuatro meses estaba trabajando y poco a poco ha ido bajando la inflamación. He tenido algunos rebrotes, no tan grandes como al principio, en el primer año y medio.

Hoy por hoy me encuentro perfectamente, llevo un año y medio con los análisis, perfectos.

Manuel Páez Rodríguez

manolitopaez.r@gmail.com

Córdoba