Hemofilia y varios

Me llamo Javier Miravete Gual, tengo 46 años (enero 2017) y vivo en Castellón de la Plana (Comunidad Valenciana). Soy consumidor de hoja seca de stevia por las diversas patologías que sufro.

Padezco de HEMOFILIA tipo A GRAVE, artropatías, hemartrosis, osteoporosis, artritis, artrosis y fui infectado de hepatitis C. Todo son enfermedades ligadas a la hemofilia, como también lo son la ansiedad, insomnio, falta de apetito y depresión por cuadros adaptativos.

Los hemofílicos somos muy propensos a desarrollar diabetes. Y también debemos cuidar mucho nuestros huesos y músculos, por eso debemos evitar a toda costa los azucares refinados, así como las grasas saturadas.

Otro de los motivos que me afecta en esta enfermedad es en el sobrepeso, por mis patologías en los huesos, músculos y articulaciones he de prestar mucha atención a mi peso. Cuando dejé la silla de ruedas, la stevia fue un gran aliado para recuperar mi peso normal, pues tras unos años tomando antidepresivos y sin poder hacer ejercicio, mi peso aumentó considerablemente (76 kg), logrando rebajarlo a mis 62 kg actuales.

Sufro de colon irritable y hemorroides debido a toda la medicación convencional que he tomado durante años para el tratamiento de mis patologías, sobre todo debido al uso de la medicación para el tratamiento de la Hepatitis C, la cual logré superar paliando los efectos de estos medicamentos con el cannabis medicinal.

Con esta enfermedad lo primero que te desaconsejan los médicos es el azúcar refinado, así como café, alcohol, grasas trans, etc., sobre todo el azúcar refinado por efecto negativo sobre el sistema óseo.

Otra patología es el glaucoma. Al que acompañan miopía y astigmatismo en un grado bastante alto, por si fuera poco, tengo bastantes antecedentes en la familia con degeneración macular avanzada, donde tampoco es nada aconsejable consumir azúcar.

Por todo esto llevo años consumiendo hoja seca de stevia para suprimir en todo lo posible el uso del azúcar refinado y así evitar agravar mis ya difíciles patologías. La utilizo en infusión, como edulcorante en la pasta de dientes que me preparo, en las cremas para nutrir la piel junto con la moringa y la espirulina, así como para el preparado de mis cremas para el dolor e inflamación pues aportan muchos minerales y vitaminas.

CREMA DE STEVIA PARA LA PIEL (nutritiva, hidratante, cicatrizante, bactericida y fungicida)

33 ml aceite de oliva.
33 ml aceite de almendras dulces.
33 ml aceite de coco.
20 gr hoja seca de stevia pulverizada suficiente para remojarla en los aceites mezclados hasta cubrirla. Con 20 gr suele haber suficiente, dependerá del pulverizado, así que esta cantidad puede variar un poco. A mí me gusta poner moringa pulverizada para completar. Lo importante es poner primero el polvo de stevia y cubrirlo con los aceites en un bote de cristal.
8-9gr cera de abeja o de cáñamo (veganos)
1 tarro de 100 ml para poner la crema.
1 bol o tarro de cristal de 300 ml para el baño maría
1 cazo grande para baño maría.

PROCEDIMIENTO:
1º Colocaremos agua a calentar en el cazo grande para preparar el baño maría.
2º En un bol o tarro de cristal pondremos la stevia pulverizada y la cubriremos con los aceites ya mezclados.
3º Pondremos el tarro al baño maría durante 2 horas a una temperatura de 70-80ºC donde lo iremos removiendo para conseguir una mejor extracción. No calentar más el aceite para no perder propiedades.
4º Filtraremos bien el aceite para separar la stevia y volveremos a calentar el aceite filtrado.
5º Añadimos la cera de abeja (o de cáñamo) cortada en trozos pequeños al aceite caliente 80ºC y la dejamos derretir.
6º En este punto podemos añadir los aceites esenciales (romero, lavanda, menta…) que necesitemos o fragancias que nos gusten sin superar nunca el 2% del total del producto, removemos y al tarro. También se le pueden agregar unas gotas de vitamina E muy buena para la piel y nos servirá de conservante, aunque la cera y los aceites ya lo hacen bastante bien.

Javier Miravete
peterpunkvmax@gmail.com

Castellón (C. Valenciana)