DIETA DESINTOXICANTE

El otoño es la estación del año perfecta para limpiar nuestros organos y aligerar el cuerpo.
La dieta deberá ser más rica, más completa y más calórica que en primavera como preparación para los fríos que se avecinan.
Una semana aproximadamente de desintoxicación a base de jugos a principio de otoño, le proporcionará una gran energía eliminando cualquier enfermedad potencial que haya incubado.
Una buena propuesta sería:
por la mañana -zumo de manzana y pera, de naranja u otros zumos de frutas.
por la tarde / noche- zumos de verduras como zanahorias, remolacha, apio, perejil...
Debemos aprender a tomar los zumos muy despacio casi masticándolos, para permitir la acción enzimática de la saliva en la boca.
Nota: siendo el otoño el momento de la uva, podemos aprovechar para tomar durante una semana esta fruta de por si muy desintoxicante, armoniza el cuerpo y actúa como tónico de los pulmones y el intestino grueso. ¡¡¡Hace maravillas!!!
(si la uva fuera demasiado dulce para equilibrar el sabor, tomaremos uno o dos vasos de limonada al dia)
Para mantener la mobilidad de los intestinos tomar dos veces al dia una cucharada de aceite de oliva (de 1ª presión en frío) así como una taza de té de hierbas laxantes al levantarse y antes de acostarse.
Durante el proceso de desintoxicación, mantendremos el cuerpo y la mente lo más limpia posible. Baños diarios, cepillados de piel con esponja de lufa para eliminar las células muertas y estimular la limpieza de toxinas. La salud de la piel es muy importante para sus pulmones, al final del baño utilizar agua fría para cerrar los poros de la piel y asi prevenimos la pérdida de calor y la vulnerabilidad a los catarros, además de estimular la circulación sanguinea.
La mente, la meditación, no es una meta, sino un proceso, un tipo de conciencia que no es ajeno a uno,es inherente a la propia naturaleza.
No debemos de tratar de hacer sino de permitir que suceda.
La respiración es la base de muchas formas de meditación. SENTARSE -CERRAR LOS OJOS- RELAJARSE-Y RESPIRAR.