Dermatitis atópica en perrita – Madrid

Me llamo Aurora, tengo 54 años (febrero 2017) y vivo en Madrid. Tengo una perrita de raza Westy, que a partir de los cinco años (ahora tiene 9 años) empezó a tener dermatitis atópica, cada vez más grave, llegando a estar sin pelo, con la piel en carne viva y las orejas supurando. Algo terrible, además tenía fiebre muy alta. Es alérgica a todo y toma pienso vegano. Todo el mundo me decía que por humanidad la sacrificara porque estaba sufriendo mucho.
El tratamiento que tomaba era: corticoides y antibióticos. Los corticoides ya eran para siempre, los tomaba diariamente y los antibióticos, pues cada vez que tenía infección, que era cada quince días aproximadamente.
Busqué por todos sitios remedios alternativos: homeopatía, hierbas, etc. Hasta que un día, en la página web de la Dulce Revolución leí sobre el MMS y sus resultados. No decía nada de animales, pero empecé a investigar y pensé que al menos, tenía que intentarlo.
En una crisis muy grande de la perra (infección de orejas, patas y barriga ensangrentadas y cuello sin pelo y sangrando) decidí utilizarlo e inicié el tratamiento, a pesar de que todo el mundo decía que se iba a morir.
El tratamiento fue el siguiente: dos gotas de MMS cada hora durante ocho horas, así día a día y se lo preparaba con agua de mar, otro gran descubrimiento.
Las primeras tomas fueron terribles, empezaba a toser y a vomitar y se quedaba muy hecha polvo, cuando ocurría, le daba sólo una gota, que no le sentaba mal, y a la siguiente toma dos. Fue un tratamiento muy intenso, pero estaba muy mal. Al segundo día ya estaba mejor y a la semana, ya le estaba saliendo el pelo en las patas y el cuello y la panza ya la tenía rosada, no como antes, dura, negra y con mal olor.
En quince días la perra estaba estupenda, volvía a estar alegre, tenía pelo y nada de infecciones.
Cuando terminé el protocolo 1000, inicié un tratamiento de mantenimiento que consiste en dos gotas sin activar en el agua de beber y que se las vaya bebiendo.
He descubierto que para las orejas el CDS va mucho mejor y actúa más rápido. Yo hago ahora CDS porque es más fácil de tomar.
Debo decir que yo lo tomo con frecuencia en invierno para evitar resfriados y gripe y me va fenomenal.
Por último, sólo decir que hace dos semanas decidí hacerme un análisis de sangre estando tomando el MMS a ver qué salía. El resultado ha sido excelente, mi tiroides está fenomenal, tenía hipotiroidismo, y mis niveles de vitamina D, que estaban en 16, bajísimos, estaban en 38. No sé si tendrá algo que ver, pero lo que es seguro es que no me estaba haciendo ningún mal.

Para mí el MMS es como la marihuana, el agua de mar, la stevia y tantas plantas: un regalo de la naturaleza.

Aurora Gonzalvez
aurora.gonzalvez@gmail.com

Madrid