Covid19 – MMS – María B. – Cataluña

Mi nombre es María, tengo 63 años (mayo 2020) y vivo en Cataluña. Soy médica de familia y escribo anónimamente porque trabajo en la sanidad pública. Desde el principio de la pandemia he estado tomando vitamina C y vitamina D, y también me he llevado al trabajo MMS diluido (6 gotas) en una botella de litro de agua, para ir tomando de vez en cuando. Sé que hay que tomar la vitamina C con dos horas de diferencia respecto al MMS, porque si no éste último se desactiva.
En estos meses he visitado a docenas de personas infectadas por Covid-19, algunas muy graves. He entrado en residencias donde todos estaban infectados, algunos realmente apurados, que hemos derivado al hospital.
Escribo a mediados de Mayo, y la epidemia ya ha cedido bastante. Durante los meses de Marzo y Abril, principalmente, en el centro donde trabajo, como en los otros centros, se dió como una carrera de relevos. Ahora dos, luego tres estaban de baja; ahora volvían dos... Algunos compañeros/as han estado graves, con neumonía, ingresados/as... Por suerte, en mi zona, no hemos tenido que lamentar ninguna pérdida.
A principios de Abril, habiendo vuelto del trabajo, estando en casa, empecé a tener fiebre y cansancio, que se alargó por 24h y que llegó hasta 38'2º. No tenía ni dolor de cabeza, ni dolores musculares, ni tos, ni dificultad respiratoria, pero sí mucho cansancio.
Me di cuenta de que el MMS que estaba tomando había sido insuficiente, porque estaba demasiado diluido (6 gotas en un litro de agua). Tomé 6 gotas activadas de MMS con medio vaso de agua, e ingeridas en el momento y, a la media hora, dejé de tener fiebre. Esta fiebre ya no volvió. Tomé otras 6 gotas activadas al cabo de 2h. Tuve dos décimas dos días después, sólo durante unos 20 min.
Dos días después, el PCR (prueba para el Covid19) salió positivo. Seguí tomando MMS durante una semana, en una dosis de 4 gotas activadas y tomadas en el momento, con medio vaso de agua, durante 3 o 4 veces al día. A lo largo de aquella semana, sobretodo los primeros días, el cansancio estuvo siempre presente. Tuve dolores de espalda que me calmaban con paracetamol. Nunca tuve tos ni dificultad respiratoria.
Al cabo de una semana de tomar las 4 gotas activadas y tomadas en el momento, me desperté por la mañana con náuseas y mareos, que atribuí a demasiado MMS. Sé que la intoxicación con MMS es suave y pasajera, así que no me preocupé demasiado, aunque estaba mareada como una sopa. Hice dos tomas espaciadas de una hora del preparado que neutraliza esta leve intoxicación: 1 cucharadita de bicarbonato, con un poco de zumo de limón y agua. Bajé la dosis a 2 gotas activadas cada vez.
Quince días después del primer PCR me hicieron el segundo, que volvió a ser positivo. Me volví a marear con la dosis baja de MMS, así que lo sustituí por CDS, a razón de 2ml de CDS disuelto en un vaso de agua, mañana y noche.
Diez días después, el tercer PCR ya fue negativo. Actualmente estoy trabajando. Mi cuerpo ha creado defensas contra esta infección (tengo IgG Covid-19 positivas en la analítica).
Quiero aportar mi experiencia personal en este tema para despertar más interés todavía en esta sustancia tan barata, eficaz, útil y sin efectos secundarios, a parte de náuseas y mareos pasajeros, que se resuelven fácilmente.

Sé que hay bomberos y policías de la zona, y sanitarios/as, que también están tomando el MMS.
Confío que las personas responsables de nuestra salud pondrán los medios para, no sólo dejar de perseguir a esta sustancia, sino para corroborar los estudios que ya se han hecho al respecto, y actuar en consecuencia, para el bien de todos/as.

.

María B.
testimonios@dolcarevolucio.cat
Cataluña