Cáncer Maxilofacial

En enero del 2009 diagnosticaron a mi marido un cáncer bucal. El maxilofacial que nos atendió la única solución que nos daba era la extirpación quirúrgica de media mandíbula, además de las sesiones de quimio y radio habituales en sus protocolos. Le pregunté si con eso tendría posibilidades de supervivencia y me dijo que no, que eso no aseguraba nada.

En vista del panorama, nos fuimos sin concretar ningún tratamiento. Como soy habitual de la revista DSalud, por medio de ellos contacté con un médico homeópata en San Quirtze del Vallés. Allí después de examinarle y ver las pruebas que le habían hecho le recetó una serie de complementos alternativos como uña de gato, cúrcuma, brócoli, etc... además siguió la dieta de la Dra. Budwig, tomó Renovén, etc... pero el cáncer siguió avanzando. En julio de ese mismo año se había extendido por toda la mandíbula inferior. Pensando que quizás me había precipitado al negarme al tratamiento convencional, fuimos a Granada, para que le vieran los especialistas de allí. La recomendación de ellos fue la extirpación completa de la mandíbula, un trozo de lengua y los ganglios linfáticos. Además me culpabilizaron totalmente por la evolución que había tenido el cáncer (aunque en uno de los informes que leí después, ellos mismos estaban sorprendidos de que no hubiera avanzado todavía más).

Con esas perspectivas y viendo la calidad de vida que le iba a quedar en el futuro, al llegar a casa decidimos pedir uno de los productos que nos faltó por probar del médico homeópata:  UKRAIN, producto semisintético hecho con Caledonia Mayor como principal componente. Como el mismo  era para nuestra economía un poco caro, lo habíamos dejado como última alternativa.  Además, yo por mi cuenta empecé a investigar y pedí en una clínica de Canadá BIO-BRAN , específico para las defensas, que está hecho a base de salvado de arroz. Ahora ya se puede conseguir aquí en España.

En septiembre, y por medio de un ATS, le empezamos a inyectar Ukrain, 20 dosis. El médico nos recomendó 2 sesiones de 20 dosis cada una, pero nuestro presupuesto no daba para más.

En enero de 2010 volvimos a la consulta del maxilofacial. El cáncer había desaparecido totalmente. Si esto le sorprendió, lo ignoro en absoluto, porque no se interesó por nuestros medios alternativos para curarlo. Hasta ahora, no ha vuelto a tener recaídas del cáncer en ningún órgano.

Tengo que decir también que además de aquello en 2010 tuvo un infarto cerebral que le dejó medio cuerpo "casi” paralizado, pero a pesar de ello, consiguió superarlo. Ahora anda con dificultad, tiene insuficiencia cardiaca, insuficiencia renal, es hipertenso y tiene arterioesclerosis, la cual le ha producido un aneurisma de aorta de 4,5 cm.

A pesar de todo esto, el único medicamento que toma son las pastillas para dormir, ya que todavía no he dado con nada alternativo para que duerma.

Toma extracto de alcachofa, para el colesterol. Ajo y olivo para la tensión y la circulación y ahora para la tos le he comprado un jarabe de llantén.

Sé que ahora el creador de Ukrain, el Dr.Nowicky, ha tenido problemas legales (normal cuando hay de por medio un producto que elimina las células cancerígenas sin afectar a las sanas y no está en manos de las farmacéuticas). A pesar de que hay una carta de este médico en la que en el año 2009, creo, escribió a la directora de la OMS, ofreciéndolo como medio para curar el cáncer. Decía que nunca había recibido contestación.

Ana

aloalonso@hotmail.es

Septiembre 2014