Cáncer en un ganglio del estómago.

Mi nombre es Daniel, tengo 55 años y vivo en Buenos Aires (Argentina). Les cuento mi experiencia con esta enfermedad tan mala, pero que con mucha fe y cuidando la alimentación es curable. Hace un año que me diagnosticaron un cáncer en un ganglio del estómago, los médicos me dijeron que no se  podía operar porque estaba en una parte muy delicada. Fue muy fuerte para mí y mi familia, pero hay que ser fuerte y pensar en los seres queridos. Yo pensaba en mis tres hijos. Tuve que esperar cuatro meses para que me dieran los medicamentos. Entonces, empecé a leer sobre el cáncer, porque no quería darle ventaja, quería luchar contra esa enfermedad, para que no le fuera tan fácil. Era una lucha a muerte.  Empecé a leer libros, internet, experiencia de doctores con plantas que combatían el cáncer, leí sobre la comida que están elaboradas con químicos, las gaseosas que son dañinas para el cuerpo humano, y todas esas cosas que se dicen sobre la alimentación y el cáncer. Cuando comencé  la quimioterapia a los cuatro meses estaba bien enterado de lo que era el cáncer, y empecé a dialogar con las personas que acudían a ese hospital donde atienden solamente personas con cáncer. Cuando entré  al hospital por primera vez no podía creer ver tantas personas con cáncer, parecía una epidemia, una enfermedad que se contagiaba por contacto, entonces comprendí: Abrí los ojos y me di cuenta que el 90 % de estas personas tenían algo en común: su alimentación. En ese momento dejé de comer todo lo que venía comiendo hacía 55 años: comida elaborada, gaseosas (yo tomaba 2 litros de gaseosa todos los días) y un montón de cosas más. Con todas las personas que hablé sobre la alimentación comían comida chatarra. Hace un año que no como azúcar, ni nada que tenga azúcar. Como mucha fruta en jugo, poca carne y toda comida natural. Ahora estoy cuidándome. Todas las mañanas: jugo de jengibre, en ayunas. Hago gimnasia, dos veces por semana. El tumor que tenía media 10 cm ahora mide1 cm. Yo creo y estoy tan seguro que la comida es el problema, principalmente el azúcar. Si las personas que tienen cáncer quieren curarse y que no vuelva más: NADA DE AZÚCAR. Se puede endulzar con miel o stevia.

Dentro de 20 días me hacen  una tomografía para ver cómo va el tumor. Ya les contaré cómo sale todo. Espero que esto les sirva a todos. Prueben a dejar de comer azúcar por un mes y verán cómo cambia todo. No tienen nada que perder. Un beso para todos, mucha suerte en su lucha y crean en Dios.

Daniel Díaz

diaz.daniel11@outlook.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *