Cáncer de recto

A mi padre le diagnostican un cáncer de recto a mediados de octubre de 2014 con un estadio IV. En el PET se observan evidencias en hígado, pulmones y ganglios en la zona afectada del recto. El tumor mide unos 4cm.

El procedimiento desde el servicio de sanidad es muy claro y estricto, ya que no se puede operar en ese momento, se opta por aplicar quimioterapia. La quimioterapia llegaría tres meses más tarde. En ese momento mi padre llevaba meses sangrando, y cada vez le costaba más hacer sus necesidades, llegando en última instancia a estar tomando laxantes para poder evacuar. Le preguntamos a los oncólogos si mi padre puede tomar infusiones y kalanchoe a lo que nos responden que no hay problema, que las tome, ya que se trata solo de eso mismo: infusiones y plantas.

En nuestro caso no hemos ocultado absolutamente nada, siempre hemos mantenido informados a los especialistas, los cuales se han portado con nosotros también con una calidad muy humana, ya que ellos son los que han seguido la evolución de la enfermedad.

En la desesperación un familiar se pone en contacto con nosotros y nos habla de "Dulce Revolución", nos ponemos en contacto con ellos, y acto seguido con uno de los testimonios de la web, que nos informa detalladamente de absolutamente todo, dietas, alimentos, infusiones... todo. Esos momentos son de alta desesperación, pero contamos con el apoyo incondicional de este testimonio, la cual estaba a nuestro lado, siempre animando, aclarando dudas y haciendo todo lo que estaba en su mano por ayudarnos y aún continúa haciéndolo.

Desde el primer momento comienza mi padre con kalanchoe, bicarbonato, hierbas para la limpieza de hígado (alcachofera, boldo y diente de león) y hierbas para el cáncer (caléndula, milenrama y ortiga) y la dieta, la cual además de ser una dieta sana y equilibrada elimina por completo azúcar, lácteos, alcohol y grasas.

Pasados tres meses, y justo antes de comenzar la quimioterapia, mi padre no sangra y hace sus necesidades con normalidad. A partir de este momento, mi padre se somete a la quimioterapia y todo el proceso de pruebas y tratamientos que conlleva. La quimioterapia la ha soportado de forma extraordinaria hasta el día de hoy.

Después de unos siete meses aproximadamente en el último PET, el resultado es que no existen evidencias en hígado ni en pulmones, y el tumor se ha reducido a 1 cm.

En noviembre del 2015 le operan para extirpar el tumor, pero hay una mala praxis en la intervención que desemboca, una semana más tarde, en peritonitis aguda. Después de estar en la UCI y una larga estancia en el hospital, afortunadamente mi padre se recupera gracias, según los médicos, a que ha soportado sorprendentemente bien las intervenciones.

En estos momentos, diariamente, sigue tomando unos 10- 15 gramos de kalanchoe, una infusión de ortiga, milenrama y caléndula y otra para el hígado, además de mantener la alimentación.

A día de hoy en las últimas pruebas no se observan evidencias y las analíticas están dentro de la normalidad.

 

Antonio Jiménez

ajuan.jimenez@gmail.com

Sevilla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *