Cáncer de próstata-2

Desde hace más de una década mi padre se ha estado tratando por un cáncer de próstata. Primero fue operado, después realizó radioterapia y los últimos años ha seguido controles regulares, más tratamiento hormonal. Sin embargo, a finales de 2012 el PSA empezó a subir y en cada revisión las cifras eran mayores. A finales de octubre de 2013 la Dra. le comentó que en las últimas pruebas habían descubierto la existencia de un tumor en unos ganglios abdominales, situados entre la arteria aorta e intestino, y que por la zona donde se encontraba era muy comprometido realizar radioterapia. Le comunicó que si seguía subiendo el PSA, como hasta entonces, estaría  6 meses con buena calidad de vida y luego según evolución...Después de esta mala noticia empecé a leer sobre terapias alternativas: Aloe vera, Kalanchoe, Dieta alcalina... y también me puse en contacto con Josep Pàmies, que me ofreció sus conocimientos y me trasmitió esperanza.

A finales de diciembre de 2013, además de seguir con el tratamiento hormonal prescrito por la oncóloga, iniciamos lo siguiente:

- DIETA ALCALINA: nada de carnes rojas, nada de leche ni de derivados...

- ALOE VERA : una receta preparada con la hoja entera del aloe vera (la planta ha de tener más de 3 años, es decir  ha de ser madura) + miel (lo más pura posible) + licor (de calidad).  Las proporciones son; la misma cantidad de aloe vera que de miel, por ejemplo, 300 gr. de aloe vera más 300gr. de miel y una copita de licor.  De este jarabe, una vez triturado todo, tomar 3 cucharadas soperas al día: 1 en ayunas y las otras 2 media hora antes de las comidas. Hay que tomarla durante 10 - 14 días y luego descansar 7 días. Esta receta se encuentra con facilidad en internet y se puede consultar con más detenimiento. Se repite durante seis meses, intercalando períodos de toma con el descanso de 7 días.

- INFUSIONES: mezcla para el cáncer dos veces al día y mezcla para vías urinarias (epilobio más estevia) una vez al día.

El 10 de Marzo de 2014 fuimos a la visita con la oncóloga y nos dio buenas noticias: el PSA había bajado de9,15 a 3,95.

Estos resultados nos han dado esperanza y tiempo. Mi padre, hoy por hoy, se encuentra bien y seguimos con este tratamiento "alternativo" más el tradicional, con la esperanza de que el PSA siga bajando.

Espero que este testimonio pueda ayudar a aquellas personas que se encuentren en una situación similar.

"Que tu alimento sea tu medicina y tu medicina tu alimento".

Elena

elenamorancho@yahoo.es

Abril 2014