Cáncer de estómago.


Me llamo Miguel Ortega, tengo 47 años y soy de Madrid, aunque este último año y medio he residido en un pueblo de Ávila para estar cerca de un entorno natural.

En diciembre de 2014, me diagnosticaron un adenocarcinoma de estómago de células en anillo de sello (biopsiado en una lesión de unos 7 mm). No hubo síntomas. Se detectó en una revisión del aparato digestivo por infección de anisakis en una clínica de Madrid donde me propusieron la extirpación del 75% del estómago para “curarme”.

Inmediatamente después del diagnóstico, inicié una dieta vegetariana orgánica y tomé infusiones de guanábana (graviola) en semanas alternas desde el primer momento. Elaboré también un protocolo complejo de: baños de sal, enzimas, vitaminas, dicloroacetato, magnesio….

 

En febrero de 2015 acudí a una clínica de Navarra para confirmar el diagnóstico. All´´i me propusieron la extirpación del 50% del estómago, de manera preventiva, al no detectarse ya la enfermedad, pero sí una predisposición genética a la misma. Además se analizaron las biopsias obtenidas en la clínica de Madrid y se confirmó que las células cancerosas tenían mi ADN.

 

Desde junio de 2015 he hecho revisiones cada 6 meses con endoscopia y ecoendoscopia, sin evidencia de enfermedad. Con respecto a la toma de infusiones, hago descansos después de las revisiones con un mantenimiento de un mes y dos de descanso aproximadamente.

 

En este momento (mayo de 2016) ya no voy a ir cada 6 meses a revisión sino dentro de un año, por lo que aún no he fijado el protocolo exacto. La última revisión de este mes de mayo ha confirmado ausencia de enfermedad.

 

En la revista de Discovery Salud de este mes de mayo hay un reportaje completo de mi experiencia (obviamente han visto todos los informes médicos que acreditan el caso).

 

Mi objetivo es compartir la información para que pueda servir a otros, entendiendo que el protocolo que he empleado no tiene por qué tener el mismo resultado en otras personas, entre otras cosas porque el nivel de disciplina que requiere es extraordinario y porque cada tipo de cáncer puede requerir actuaciones diferentes o complementarias. Mi experiencia tiene la particularidad de estar exhaustivamente documentada con informes de centros hospitalarios de máximo prestigio en cuanto a medios tecnológicos de diagnóstico.

 

Miguel

 

Madrid-Ávila

 

miguel@kwcamericana.com