Bulto en la cabeza – Granada

Me llamo Francisco, tengo 37 años (febrero 2017) y vivo en Granada. Deseo contar mi testimonio que tiene como protagonista la Artemisia Annua.

Hace aproximadamente un año me acosté como cualquier otra noche (me duché y lavé la cabeza sin notar nada raro). A la mañana siguiente mientras me peinaba me noté un pequeño bulto fijo, del tamaño de media canica, sin movilidad, en el interior del cuero cabelludo. Al principio no le di importancia, pero esa misma tarde, asustado, acudí a urgencias. El médico después de palparlo, presionarlo y comprobar que parecía que estaba fijo al cráneo, me dijo que era probable que padeciera principios de cáncer óseo. Me envió a mi médico de cabecera para que me hiciera un volante al neurocirujano y que éste me hiciera las pruebas oportunas. Así lo hice, fui a mi médico de cabecera que lo primero que hizo fue mandarme una analítica completa. No me la hice, ya que no me hacen gracia las agujas.

Dejé pasar los días y, además de seguir creciendo el bulto inicial hasta el tamaño de media pelota de tenis, se me empezó a abultar también la parte del cráneo, no sé si del mismo bulto inicial o de otro alrededor del primero. También noté que en la parte superior del paladar, en la boca, apareció otro pequeño. De nuevo me acerqué a urgencias y otro de los médicos me dijo que eso era normal de mi propia fisionomía. Algo que no comparto, ya que nunca antes me lo había notado. Regresé a la mañana siguiente a mi médico de cabecera, pero ya estaba de vacaciones y en su lugar había una sustituta que también me fue diciendo cosas diferentes al anterior. Me preguntó por qué no me había hecho el análisis y me mandó otro para salir de dudas.

Cansado de que cada uno me contara una cosa distinta. Sin ganas de analíticas ni neurocirujanos que hicieran conmigo pruebas de conejillos de indias me dije: “Tengo dos opciones”: Pedirle a Dios (soy creyente cristiano) o buscar una alternativa natural.
Por aquel entonces ya conocía algo la Dulce Revolución y empezaba a ver vídeos de las charlas de Josep Pàmies. Lo primero que hice esa tarde fue pedir a Dios. Por la noche empecé a notar pinchazos y cosquilleos por toda la zona abultada. Al día siguiente me toco y el asunto parecía haber mejorado un poco, pero tan poco que apenas era apreciable. Como había escuchado hablar tan bien de la artemisia como una planta poderosa contra el cáncer, me decido a salir en busca de la misma por los herbolarios. Decidí por mí mismo, hacerme una infusión diaria, después de las comidas. Después de mes y medio tomando infusiones (lo que me duró la bolsita), poco a poco fue desapareciendo el abultamiento y el bulto (que ya me estaba deformando el cráneo completo).

A día de hoy ya tengo que esmerarme mucho para buscarme la chispa que me sigue quedando. No se nota absolutamente nada ni al tacto. Respecto al bulto del paladar, está a menos de la mitad del año pasado.
La verdad es debería haber seguido tomando otro mes más, pero se me acabó la bolsa y no compré más al verme bien. Realmente no sé si recibí ayuda divina, fue cosa de la planta o ambas cosas. No obstante, la naturaleza en sí misma es obra de Dios. De una forma u otra yo lo he vivido como un milagro.

Por tan sólo 2 euros resolví el 99% de mi problema. ¿Realmente hacen falta gastarse millones en quimioterapias absurdas, que más perjudican que ayudan?

Francisco Segura
profeual@gmail.com
Granada

3 Responses

  1. nancy larrosa 27 septiembre, 2017 / 6:05 am

    Gracias por tu testimonio yo como creo en Dios y en el poder de la oracion lo pongo a el primero luego a la Artemisa y todas las plantas que nos curan para eso las puso en la tierra pienso que tendrias que seguir con la artemisa un poco mas Bendiciones

  2. Ma Isabel Quesada 23 septiembre, 2017 / 2:41 pm

    Excelente Francisco las dos decisiones mejores con la ayuda de Dios las plantas hacen el milagro. Tengo hace bastante tiempo la Artemisa annua en mi jardín, con ella también preparo tinturas para la gripe. Y con otra variedad de Artemisa preparo tintura para la migraña súper bueno, mi hija está libre de dolor. Gracias Joseph Pamies desde Costa Rica por enseñarme.

  3. Diego 23 septiembre, 2017 / 11:01 am

    Hola, la Artemisa es igual al ajenjo? Porque en Argentina no se consigue la planta te venden el ajenjo como Artemisa, espero sus respuestas , gracias saludos cordiales , un fiel seguidor de pammies. Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *