Bronquitis

Soy una completa enamorada de la llamada “Leche dorada” que en realidad no es leche en absoluto, al menos no en el sentido de lácteos. El fundamento de la leche dorada es una combinación del calentamiento (y del color dorado) de la especia cúrcuma junto con leche de coco y/o aceite de coco (dependiendo de la receta que se prefiera ya que hay muchas variantes según el gusto de cada uno aunque siempre con la cúrcuma de base).

Tras un extenso historial de dolencias tales como repetidas bronquitis de larga duración (la última tres meses y tomando antibiótico), asma crónica (dependiente de broncodilatadores), tendinitis, bursitis, capusilits  e intolerancias digestivas al gluten y lactosa, cuando a través de un bonito círculo de amigas con quienes vamos compartiendo cualquier información sobre alimentación saludable y remedios naturales, descubrí las propiedades de la leche dorada.

Puedo afirmar entre otros muchísimos cambios en mi dieta que la cúrcuma ha sido uno de los mejores descubrimientos que jamás hubiera podido conocer. A pesar que hay muchas variaciones en la receta de la “leche dorada”, una de ellas es la siguiente:

La pasta dorada actúa como un ingrediente de "arranque" para mezclar perfectamente la taza de leche dorada. No sólo incluye la cúrcuma y el aceite de coco, sino también pimienta negra, que ha demostrado aumentar la biodisponibilidad de la curcumina en 2,000 por ciento. He aquí una sencilla receta para hacer nuestra propia pasta, cortesía de Health Impact News:

Pasta Dorada

Ingredientes:

  • ½ taza cúrcuma orgánica en polvo

  • 1 taza de agua

  • 1.5 cucharaditas de pimienta negra

  • 5 cucharadas de aceite de coco virgen

Instrucciones:

  1. En una olla de acero inoxidable, hierva el agua, cúrcuma y pimienta negra hasta que se forme una pasta espesa, revuelva y deje cocinar por unos 7 a 10 minutos

  2. Retírala del fuego y agregue el aceite de coco virgen, usando un batidor para mezclar bien el aceite de coco

  3. Transfiera la pasta dorada a un frasco de vidrio con tapa y almacenar en el refrigerador hasta por 2 semanas

  4. Utilice esta pasta para hacer la leche dorada

Una vez hecha la pasta dorada, está lista para hacer la leche dorada.

Leche Dorada

Ingredientes:

  • 1 cucharadita de pasta dorada

  • 2 tazas de leche de coco

  • 1/8 cucharadita de vainilla (opcional)

  • Miel cruda [o stevia] para sabor (opcional)

  • Pizca de canela (opcional)

Instrucciones:

  1. En una olla de acero inoxidable, caliente ligeramente pero sin dejar hervir 2 tazas de leche con 1 cucharadita de pasta dorada.

  2. Un batidor es ideal para mezclar bien la pasta con la leche.

  3. Agregue vainilla (opcional), miel [o stevia] y/o canela,

 

 

Sobre la anterior base existen multitud de variaciones y siempre depende del gusto y tiempo que podamos tener. Personalmente y por falta de tiempo mi receta opcional y rapidísima es la siguiente sin la pasta dorada de arranque:

Leche Dorada con Jengibre

Ingredientes:

  • 1 cucharada sopera de cúrcuma en polvo

  • Granos de pimienta

  • 1 taza de agua caliente

  • 1/2 taza de leche de coco caliente

  • ½ cucharada jengibre en polvo

  • Miel cruda

  • ½ cucharadita de ghee (opcional, para el dolor de garganta o tos)

  • Semillas de chia

  • Pizca de canela

Puedo confirmar por experiencia propia el poder anti-inflamatorio de la cúrcuma junto con los demás ingredientes desde que el pasado diciembre empecé con síntomas de resfriado/bronquitis como las de cada año, necesitando siempre de antibióticos de larga duración, en esta ocasión decidí no tomar ningún medicamento convencional y probar la leche dorada que tanto había leído de sus maravillas, y efectivamente tomando un vaso cada 4 horas mis síntomas disminuían enormemente, sintiéndome al instante una gran mejoría por lo que seguí con las tomas de leche dorada y en siete días había remitido cualquier síntoma de bronquitis, asma y estado gripal exclusivamente con la magnífica leche dorada.

Desde entonces cada vez que tengo inicio de crisis asmáticas, migrañas, dolores articulares o simplemente para relajarme antes de ir a dormir, me preparo un vaso de leche dorada y me siento de maravilla.

En mi casa han desaparecido los anti-inflamatorias convencionales a favor de lo que llamo mi “bio-botiquin” junto con multitud de plantas medicinales de extraordinaria utilidad, mejorando notablemente mi salud integral y la de mi familia.

Gracias Dolçe Revolució por vuestra gran labor de divulgación!!

Elena Janer Ortuño

Sant Cugat del Valles (Barcelona)

ejaner@bufetejaner.com