Asma-2

He sido asmático desde los 9 años (tengo 52). Me he estado medicando casi toda la vida contra el asma sin resolver el problema. Cualquier cosa me provocaba una crisis de asma. Reírme, correr, un susto o incluso darme cuenta por la calle que me había olvidado el Ventolín. En el 2001 empecé un tratamiento diario con Seretide, Aerius y un antiestamínico. Pasé de estar casi siempre resfriado y ahogarme por cualquier cosa a poder correr más de una hora respirando como nunca había respirado. Todo parecía ir bien, creía haber solucionado definitivamente el asma. Eso sí, sin parar de tomar cortisona cada día...

Hace dos años tuve un desgarro de la retina en el ojo izquierdo y prácticamente perdí la visión. Ahora, después de tres operaciones he recuperado 2/10 de visión aunque veo bastante distorsionado. Siempre pensé que había una relación entre haber tomado cortisona durante 10 años y el desgarro de la retina. El oftalmólogo me dice que no, pero el neumólogo cuando se lo expliqué me cambió toda la medicación y me dejó entender que algo podría tener que ver (aunque todo un poco impreciso).

Justo antes de la primera operación del ojo, el anestesista me comentó que haría bien dejando toda « esa porquería para el asma », como él la llamó. Luego me explicó que su hijo también tuvo asma y que los neumólogos, en su opinión, estaban dando una medicación muy agresiva y que no curaban el asma, únicamente la cronificaban.

Eso fue hace un poco más de dos años y ese mismo día dejé toda la medicación del asma. A partir de ese momento cada mañana tomo 3 o 4 ajos cortados picados con un vaso de agua. Desde hace un año también tomo agua de mar diluida (mas o menos 125 cm3, la mitad de un vaso grande), y si puedo tomo otro vaso al mediodía y un tercero por la tarde. Digamos que unos 375 o 400 cm3 al día. Vivo en el sur de Francia. El agua de mar la vamos a buscar en la costa rocosa y la utilizamos también para cocinar.

No he vuelto a tener asma nunca, ni siquiera los pitidos típicos de la respiración, sobretodo al acostarse. Tampoco me he vuelto a resfriar. No sé si son los ajos o el agua de mar o las dos cosas, pero me encuentro muy bien. Nunca salía de casa sin un Ventolín en el bolsillo y uno o dos más en el coche por si acaso. Ahora ya hace tiempo que ni los llevo.

Agradezco vuestra labor y espero que pueda servir de ayuda a otras personas.

Frederic

Febrero 2013

alvarezfred@orange.fr