Amenorrea

Mi nombre es Claudia, tengo 28 años (2016) y vivo en Madrid. Sufrí de amenorrea. Yo me sentía, desde hacía cosa de año y medio, muy alejada de mi parte femenina; soy activista por los derechos de los animales y ello me supone mucha tristeza y mucho enfado diario. Por todo lo que me he informado y leído, he aprendido que ese estado de alerta, de enfado y de malestar constante pueden derivar muy fácilmente en que el cuerpo deje de funcionar correctamente, mucho más en nosotras las mujeres que tenemos un verdadero aparato de ingeniería dentro. Por eso entendí la falta de la menstruación en mí. Siempre he creído firmemente que la mente tiene un poder infinito sobre el cuerpo y a mí me cayó todo el peso del estrés que llevaba acumulado. Mi familia también confía plenamente en la medicina que nos proporciona la tierra y en el poder de la mente, así que me animaron a emprender ese proceso de aprendizaje e información en la medicina alternativa.

Los síntomas eran la falta de menstruación desde más o menos abril hasta julio (2016). No tenía dolores ni molestias de ningún tipo, yo me sentía completamente normal.

A principios de junio de 2016 fui a una conferencia de Josep Pàmies en Madrid y en ella, aparte de hablarnos de los beneficios de multitud de plantas, nos recomendó la lectura del libro de María Treben “La botiga del señor”. Tenía en casa ese libro y el “Una Dulce Revolución” de Josep. Me leí los dos en diez días y tras leerlos, comencé a tomar vitex y milenrama, para recuperar el equilibrio hormonal y para limpiar y "poner a punto" mi sistema reproductor. Esto, como dije, ocurría a principios de junio, y a mediados de julio me volvió la menstruación, muy flojita, pero ahí estaba.

Tomaba tres infusiones al día de ambas plantas (vitex y milenrama): una cucharita de postre de cada planta en un vaso de agua caliente antes del desayuno, antes de la comida y después de la cena. Durante julio seguí con ese protocolo y en agosto, me vino la regla con normalidad; me duró algún día más de lo habitual, supongo que mi cuerpo estaba limpiándose (además siempre he tenido reglas abundantes).

Después de tener la menstruación en agosto, reduje las tomas a una sola infusión al día, antes de cenar. En septiembre y octubre he tenido menstruaciones regulares y normales. Durante los días que estoy con la menstruación no tomo las infusiones ni ninguna otra cosa (suelo tomar desde hace años algas espirulinas y colágeno con magnesio).

En cuanto a mi alimentación, soy vegetariana desde hace unos seis años, pero lo cierto es que probablemente mis hábitos no eran óptimos, puesto que debido a mi baja forma mental, había engordado mucho en el último año y medio. Leí y oí muchas veces a Josep diciendo que las plantitas nos pueden ayudar pero que hemos de cambiar nuestros hábitos para mantener alejadas las enfermedades, así que lo he tomado al pie de la letra, puesto que no quiero volver a pasar por estos meses atrás en los que he tenido que informarme mucho para saber qué me pasaba y cómo podía solucionarlo de forma natural; me produjo estrés en cierto momento el ver que pasaba el tiempo y yo seguía sin tener la regla.

Ahora sigo una dieta más equilibrada en cuanto a cantidades. Desde que soy vegetariana lo que más como son verduras y legumbres, pero ahora, además, he eliminado las patatas fritas, las salsas, he reducido muchísimo el consumo de pan en las comidas, no tomo refrescos, evito los alimentos precocinados, no pruebo los dulces, he eliminado completamente el azúcar y además he eliminado el queso de mi dieta. Procuro tomar tres o cuatro frutos secos crudos al día y a veces algo de fruta, aunque no me sienta muy bien, de modo que hay días que tomo un melocotón o un par de rodajas de papaya, y hay otros días en que no tomo fruta, la sustituyo por esos frutos secos. Cuando me apetece algo dulce, me preparo una infusión de estevia. Lo más importante para mí ha sido eliminar de mi vida la ansiedad; eso me está ayudando a sentirme mejor tanto mental como físicamente, y a no comer tanto, sino a comer con sentido.

Por último, llevo un par de semanas yendo de lunes a viernes al gimnasio; hago hora y media de ejercicio cardio. Antes no hacía absolutamente nada, desde que acabé la carrera, me metí en casa a escribir y no me movía de la silla en todo el día. Apenas sí salía a comprar algo de verdura y el pan al supermercado del barrio. He notado una mejoría notabilísima a nivel mental y físico gracias al ejercicio.

Como verán estoy aún inmersa en un gran proceso de cambio de hábitos, y no me extrañaría alguna irregularidad en mi menstruación, pero me siento mucho mejor que antes. Sigo tomando la milenrama y el vitex una vez al día.

Espero que esto pueda ayudar a otras chicas. Me siento agradecida a la Dulce Revolución porque estoy convencida que las plantitas han sido mi curación. Muchas gracias.

Claudia Arrasate

cabalza22@gmail.com

Madrid