Alergia y asma en un niño.

Soy madre de un niño que actualmente tiene 8 años. Hasta los 3 años era un niño fuerte y sano, que rara vez se ponía enfermo. A sus tres años pasó una Mononucleosis Infecciosa y a partir de entonces ha sido un no parar de enfermedades: tosferina, bronquitis, traqueitis, laringitis y asma.

Algunas de estas enfermedades fueron provocadas por la alergia a los ácaros que le diagnosticaron a los 3 años. Desde el diagnóstico, a temporadas ha estado medicado con corticoides y aerosoles, en momentos de crisis, más de uno. Desde los 6 años le están suministrando mensualmente la vacuna para la alergia a los ácaros.

 

El verano pasado, a finales de agosto tuvo una reacción alérgica, que le provocó urticaria por todo el cuerpo e insuficiencia respiratoria. Estuvo ingresado en el hospital durante 4 días, lleno de antihistamínicos, corticoides y aerosoles. Al salir del hospital y durante el mes y medio posterior, fue encadenando bronquitis tras bronquitis y la neumóloga nos dijo que era un niño asmático.

 

Fue entonces cuando una amiga, colaboradora de Dolça Revolució, nos habló de la Perilla. No lo dudamos y empezamos a darle al niño una infusión de Perilla por la mañana y otra por la noche.

Comenzamos el 13 de octubre y estuvimos dándole la Perilla diariamente durante dos meses y medio (con unos días de descanso cada 3 semanas). Todo esto en paralelo con la medicación química (2 puffs mañana y noche de un broncodilatador con corticoides) el niño no volvió a tener bronquitis.

Actualmente hemos reducido la medicación química a la mitad (1 puff mañana y noche) y la Perilla le vamos dando cuando sabemos que puede estar expuesto a más polvo/ácaros, o por ejemplo, cuando salimos a un casa que lleva días cerradas, o se va de colonias... etc.

A día de hoy lleva 5 meses sin bronquitis ni crisis de asma. Solamente ha pasado catarro, con tos de garganta, que tal como vino se fué, sin necesidad de cortisona ni aerosol. Esto antes era impensable, siempre que empezaba con tos se acababa complicando.

 

Desde que se le diagnosticó la alergia a los ácaros nunca había pasado más de 5 meses sin necesidad de aerosoles, creemos que en gran parte es gracias a la Perilla.

Nuestro deseo es acabar con la medicación química lo antes posible y ver cómo evoluciona solamente con la Perilla en momentos en que sepamos que los ácaros están más fuertes.

Espero dentro de unos meses completar mi testimonio, cuando hayamos quitado la medicación química por completo.

 

Muchas gracias a Dolça Revolució por su trabajo.

 

 

Adriana Herrero

adriana.herrero.echezarreta@gmail.com

Sant Cugat- Barcelona

1 Response

  1. Ania V.T. 14 marzo, 2016 / 1:21 am

    Pues los catedráticos de medicina, les cuentan a sus alumnos que hay enfermedades NUEVAS autoinmunes, que esas no son causadas por ningún microorganismo, y se desconoce su causa. ¿Podrían ser las vacunas una de las causas? Después de la guerra del Golfo, 72000 soldados de USA volvieron a sus hogares y… empezaron a ponerse enfermos, gravemente enfermos, y de ese episodio, hay un documental de la 2. Se barajaban varias causas : haber estado expuestos a los gases de los pozos de petróleo ardiendo, el contacto con el uranio de las armas, y otras dos más, creo…. pero no todos esos soldados estuvieron al lado de los pozos, ni del uranio, ni siquiera combatiendo pues algunos solo hacían labores administrativas…. pero lo ke sí tenían en común TODOS ellos, y de eso no se habla porque es tabú… son las NUMEROSISIMAS vacunas que les inyectaron antes de partir a Irak y algunos medicamentos ke tomaron para prevenir no sé ké…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *