AGUA FRÍA AGUA CALIENTE

¡Según el herbolario tradicional, el de toda la vida! a pesar de que procura algún círculo interesado en que nos olvidemos de ello... pues bien seguimos...
Si notamos la cabeza espesa, congestionada, cansada, lenta preparamos un baño de asiento con agua de tibia a fria unos 5 o 10 minutos.
Si nos agobia el calor, ponemos bajo el grifo con agua fría los brazos de los codos a las muñecas. Las piernas de las rodillas a los tobillos, es un alivio.

Si el cuerpo tiene mucho frio, baño de tronco (en la bañera agua hasta la cintura) de agua caliente, salir cubrirse con una toalla y taparse con una manta hasta recuperar el calor corporal.

Después de ducharse si necesitas relajación, acabar con agua caliente. Si necesitas actividad acabar la ducha con agua fría.
Los baños son procesos curativos tanto fríos como calientes, además activa la circulación sanguínea, ayuda al corazón, aumenta los glóbulos rojos en sangre, descongestionan pulmones y cerebro, eliminan sustancias perjudiciales para la piel y riñones, modera la fiebre si es elevada, prolonga la juventud.

Cuanto más fría sea el agua más corta será la duración:
ducha fría 1 minuto

Si después del baño entra en calor el cuerpo, entonces ha sido efectivo.