SIN VACUNAS Ver más grande

SIN VACUNAS / LIBRO

"Una obra amena, dirigida no sólo a esos profesionales de la medicina inquietos por conocer la otra cara de la moneda sino, tanto a los padres confundidos, como a todo aquel realmente preocupado por su salud y la de los suyos. Una obra que desarma y resquebraja los grandes mitos de la medicina moderna..."

David Gaset

Más detalles

0,00 € impuestos incl.

Más información

ENLACE DE DESCARGA DEL LIBRO COMPLETO EN PDF

ENLACE DE DESCARGA PARCIAL DEL LIBRO  EN AUDIO 1h

La decadencia del estado del bienestar, un sistema sanitario que amenaza con extinguir la humanidad.

© 2016 David Gaset
Primera edición: Marzo 2016


SIN Vacunas

La decadencia del estado del bienestar, un sistema sanitario que amenaza con extinguir la humanidad.

"Una obra amena, dirigida no sólo a esos profesionales de la medicina inquietos por conocer la otra cara de la moneda sino, tanto a los padres confundidos, como a todo aquel realmente preocupado por su salud y la de los suyos. Una obra que desarma y resquebraja los grandes mitos de la medicina moderna..."

David Gaset © SIN Vacunas

La decadencia del estado del bienestar, un sistema sanitario que amenaza con extinguir la humanidad.

© 2016 David Gaset Primera edición: Marzo 2016

ISBN papel: 978-84-686-8385-0 Fotocomposición cubierta: © 2016 David Gaset Editorial e impresión: © 2016 -Bubok Publishing S.L.
PREFACIO

La distribución de esta edición, en su versión electrónica, es totalmente gratuita así que, si consideras su contenido lo suficientemente relevante como para poder salvar vidas, te invito a que lo compartas y distribuyas lo antes posible, subiendo el enlace a redes sociales y enviándolo por correo electrónico, whatsapp y cualquier medio a todo aquel al que pueda interesar.

Para los que deseen obtenerlo en formato impreso, puede adquirirse directamente en la web de la editorial o bien en librerías adscritas. Para pedidos de varias unidades, contactar con el autor a través de la misma editorial y así obtener el mejor precio de impresión.

Bajo las sanciones establecidas por la ley, queda totalmente prohibida la modificación y el plagio del contenido de esta obra sin mención o autorización explícita del autor. Por otra parte, queda permitida la reproducción total o parcial, por cualquier medio o procedimiento, con el objetivo de difundir y hacer público todo o parte de su contenido, siempre y cuando se nombre la fuente.
ÍNDICE

PRESENTACIÓN ...................................................................................1

INTRODUCCIÓN...................................................................................5

LOS ORÍGENES DELA MEDICINA MODERNA......................................13

UN MUNDO TÓXICO.......................................................................... 22

EL MODELO DE MEDICINA MODERNO............................................... 25

MEDICINA OFICIAL, CRONOLOGÍA DE LA PERVERSIÓN MÉDICA ........ 32

ATENTANDO CONTRA LA INFANCIA .................................................. 44

LEGALIZANDO EL EXTERMINIO DE LA HUMANIDAD .......................... 49

EL FUNCIONAMIENTO DE LAS VACUNAS ........................................... 57

• La base teórica de la vacunación ............................................. 58

• Qué es un antígeno.................................................................. 63

• Los anticuerpos ........................................................................ 63

• Nuestros mecanismos inmunológicos ..................................... 64

• El tratamiento de la fiebre ....................................................... 67

• La inflamación .......................................................................... 72

• Recombinación genética.......................................................... 73

• Bacterias versus Virus .............................................................. 74

• Los contaminantes de las vacunas........................................... 76

• Los virus vivos en las vacunas .................................................. 78

LOS ADITIVOS EN LAS VACUNAS ....................................................... 81

• La coartada para usar aditivos en vacunas .............................. 83

• Los adyuvantes......................................................................... 87

o Glutamato............................................................................ 91

o Aluminio .............................................................................. 93

o Mercurio .............................................................................. 94

o Plomo................................................................................... 97

EL BOMBARDEO CON MÚLTIPLES VACUNAS ..................................... 99

LA VACUNACIÓN EN LOS ANIMALES ............................................... 101

ENFERMEDADES YATROGÉNICAS.....................................................107

EL DOLOR.........................................................................................114

REACCIONES ADVERSAS Y EFECTOS SECUNDARIOS .........................116

• Diabetes tipo 1........................................................................125

• SIDA, un efecto secundario.....................................................126

• Síndrome de Muerte Súbita Infantil (SMSI)............................136

• Autismo...................................................................................139

• Síndrome de Guillanne-Barré .................................................147

• Polio paralítica como efecto secundario ................................147

• Enfermedad de Bornholm ......................................................147

• Cáncer.....................................................................................148

• Muerte....................................................................................154

• Lupus ......................................................................................154

• Colesterol. El gran engaño......................................................155

• Hipertensión y sal, un falso mito ............................................166

• Hipotiroidismo y su mentira ...................................................171

• Trastornos relacionados con el gluten....................................173

• Esclerosis en placas.................................................................175

PANDEMIA, PAUTAS PARA UN ENGAÑO .........................................177

LA SUPUESTA DISMINUCIÓN Y ERRADICACIÓN DE ENFERMEDADES.......181

• Viruela.....................................................................................186

• Rabia (hidrofobia)...................................................................189

• Difteria....................................................................................191

• Poliomielitis ............................................................................204

• Hepatitis B ..............................................................................209

• Sarampión...............................................................................221

• Pertussis, Tos convulsa o Tos ferina .......................................225

• Varicela ...................................................................................229

• Meningitis HIV ........................................................................229

• Haemophilus influenzae tipo B (Hib)......................................229

• Tétanos ...................................................................................230

• Tuberculosis............................................................................231

• Meningitis ...............................................................................233

• Paperas ...................................................................................233

• Lepra.......................................................................................234

• Peste bubónica .......................................................................235

• Cólera..................................................................................... 235

• Rubeola .................................................................................. 236

• La Gripe o Influenza ............................................................... 237

o Gripe española de 1918 Tipo A, H1N1............................... 241

o Gripe Aviar tipo A, H5N1 ................................................... 244

o El negocio de la Gripe ........................................................ 248

o Gripe Porcina o Gripe tipo A, H1N1................................... 253

• Papiloma Humano -VPH........................................................ 257

NUEVAS ENFERMEDADES................................................................263

• Ébola ...................................................................................... 263

• Zika......................................................................................... 265

DE LA VACUNACION A LA EUGENESIA ............................................. 268

AIRFORCE 2025, UN ESCENARIO MUNDIAL ..................................... 277

LA MOTIVACIÓN CRIMINAL DEL ESTABLISHMENT ........................... 283

LA INFANCIA ROBADA.....................................................................287

CONTRA-CAMPAÑA ANTI VACUNACIÓN ......................................... 294

LA VACUNACION EN LA ESCUELA .................................................... 302

AFRONTAR LA COACCIÓN A VACUNAR A NUESTRO HIJO ................ 307

LA REALIDAD FACULTATIVA DEL MIEDO Y DEL SOBORNO ............... 313

EL APARATO DIGESTIVO COMO TERCER CEREBRO .......................... 320

EL CONTROL MUNDIAL DE LOS ALIMENTOS .................................... 323

TRANSGÉNICOS, EN GUERRA CONTRA LOS MUTADOS .................... 326

EL AZÚCAR BLANCO Y EL VENENO “LIGHT” ..................................... 334

PREVENCIÓN ................................................................................... 339

LOS EFECTOS DEL ELECTROSMOG EN LA SALUD .............................. 352

LOS HORNOS MICROONDAS EN LA SALUD ...................................... 357

LA IONIZACIÓN DE LOS ALIMENTOS ................................................ 361

EL CORAZON, NUESTRO SEGUNDO CEREBRO .................................. 365

DESINTOXICACIÓN .......................................................................... 374

EL EQUILIBRIO ENTRE CUERPO, ALMA Y ESPÍRITU ...........................379

EL CUERPO FUERA DE BALANCE.......................................................387

LAS MEDICINAS ALTERNATIVAS.......................................................389

PREVENIR EL CÁNCER. NAESSENS Y EL UNIVERSO STAR WARS ........392

CONCLUSIÓN / EPÍLOGO..................................................................401


PRESENTACIÓN

Debemos darnos la oportunidad de conocer no sólo una parte de la información, sino terminar por comprender los argumentos que esgrimen los que tienen una opinión distinta a la que previamente el sistema nos ha inculcado, ya que si no corremos el riesgo de caer en el mismo error que el chiste del tartamudo, en el que sólo atendían a la mitad de la información: "Todo eran risas hasta que nos dimos cuenta que el tartamudo quería jamón".

En esta obra se aglutinan distintas décadas, sectores, zonas geográficas, etc., algo que, en ocasiones, resultó difícil de agrupar. A pesar de ello, he procurado seguir una secuencia lógica y, en lo posible, respetar el orden cronológico de los acontecimientos relatados. Además, el índice permitirá acceder directamente a la información deseada, sin que por ello deje de entenderse lo que se lee. De este modo, la lectura no dejará de tener sentido al saltarse alguno de los capítulos. De todos modos, recomiendo seguir el orden estipulado en dicho índice para así obtener una visión global, lo más fidedigna posible, acerca del mundo en el que nos obligan a vivir.

Escribo sobre muchos temas. En ocasiones, con el fin de averiguar mi nivel de conocimientos, hay quien me interroga sobre cuáles son mis estudios. La pregunta también guarda relación con la forma en que funciona nuestra mente, ya que el ser humano necesita catalogar y encasillar todo tipo de información (adjudicarle cajitas) para así alcanzar cierto orden lógico, algo que le ayudará a poder valorar, entender y evaluar mejor una situación que le plantea determinadas incógnitas. Mi respuesta suele ser que, si mis títulos académicos fueran los de genetista o médico, le sería más fácil dar legitimidad a lo que lee. Si le dijera que estudié arquitectura, derecho o económicas, le sería también más sencillo dejar de prestarme ningún tipo de atención. Precisamente por eso evito protegerme tras diplomaturas, licenciaturas o doctorados y prefiero que pienses lo que más te convenga. Si me catalogas simplemente como "investigador" podrás permitirte dar la necesaria importancia a toda la información que se presenta en este ensayo, ya que son unos conocimientos distintos a los que puedan estudiarse en cualquier titulación reglada, precisamente porque se ocupa de desenmascarar la miseria que subyace en el seno de los estudios oficiales. ¿Se necesitan títulos para poder razonar y usar el sentido común? Las titulaciones y los dogmas que a las mismas acompañan suelen nublar el buen juicio del más justo.

Hace quinientos años, para evitar que los bebés gatearan arrastrándose por el suelo como los animales, los expertos de la época recomendaban envolverlos como momias. Médicos y educadores de hace dos siglos advertían que masturbarse secaba el cerebro y, para evitar que los niños se tocaran, idearon severos castigos y complejos aparatos. A mediados del siglo pasado, con el fin de hacer babear a los bebés, ya que decían que la baba retenida causaba graves enfermedades, los farmacéuticos vendían "polvos para la dentición". Los polvos eran sumamente tóxicos por estar hechos a base de mercurio. Y hasta no hace muchas décadas aún se castigaba al niño que se empeñaba en escribir con la mano izquierda. Como vemos, en todas las épocas han existido expertos, doctrinas y titulaciones cuyas prácticas, con el tiempo, han pasado a ser consideradas erróneas e incluso abominables. Por suerte, aún no se pide titulación para ser padre, pudiendo uno valerse del sentido común.

Una de tantas características que parecen definir al ser humano actual es la de ser prejuicioso. Nuestro ego nos capacita para dictar sentencia sin conocer antes la información. ¿Cuántas injusticias se han cometido por no dejarse explicar a la otra parte? Desde romper relaciones familiares o de amistad, hasta encarcelamientos, internamiento en centros psiquiátricos, e incluso muertes, motivado todo ello por creencias falsas, pero tan arraigadas que no se merecían el beneficio de ninguna duda. Algunos, guiados por sus prejuicios, cerrarán este libro antes de empezar a leerlo. Otros, se dejarán llevar por la lectura, e incluso puede que terminen opinando que en sus páginas se disparan verdades a cañonazos. Solo estando bien informados podremos llegar a tomar las decisiones más óptimas y acertadas para nosotros y para nuestros seres queridos.

Hay quién me pregunta por qué me decidí a escribir un libro de este tipo. La razón principal es porque puedo. Porque he tenido la gran suerte de encontrarme con los conocimientos de todas esas materias que, una vez entrelazadas, desvelan una realidad que, aunque parece estar oculta, sólo es una realidad incomprendida. Porque no me siento comprometido con ninguna empresa ni institución. Porque ayudar al prójimo es mayor recompensa que el poder y el dinero, el leitmotiv de los psicópatas poderosos que dirigen y controlan el mundo. No busco premios ni agradecimientos, ni pretendo dejar mi rastro, sólo pretendo contribuir a dejar un mundo mejor tras el paso por esta vida de colores, vida que muchos pretenden decolorar y convertir en un borrón de grises inanimados y de almas desanimadas. Mi única motivación es la de despertar a aquellos que aspiran vivir en libertad y con las máximas garantías de salud que permita la naturaleza, algo totalmente condicionado a estar informados. Así, mi objetivo no es convencer sino informar. No aspiro a que nadie, en un acto de fe ciega, crea la información que aquí se detalla, pero sí espero que, si así lo cree oportuno, verifique toda esta documentación con tal de extraer y destilar sus propias conclusiones.

Éste no es un libro plagado de citas sino que, más bien, he procurado aportarle bastante contenido en forma de reflexiones personales, no desde la óptica de los profesionales de la medicina, sino desde el punto de vista de un usuario más de la red pública de salud. Este es un libro escrito para que lo entendamos todos.

Como iremos viendo, además de las enfermedades autoinmunes provocadas por las vacunas, dichas enfermedades se ven agravadas, entre otros, por hábitos alimentarios poco saludables y por la gran cantidad de productos tóxicos que encontramos actualmente en nuestros alimentos, algo que también se analizará a lo largo de la lectura.

Deseo que la lectura que te espera a continuación te resulte interesante y que puedas sacarle el máximo partido posible.
INTRODUCCIÓN

"Le es más fácil al hombre romper un átomo que romper un prejuicio"

-Albert Einstein-

Entre los funcionarios de salud pública solemos encontrar a simples tecnócratas, adscritos a la lenta e intransigente burocracia. Se sienten tan poderosos como para llegar a eliminar cualquier microorganismo de los que, creen, no debieran existir en el planeta tierra, siendo muchos de estos microorganismos anteriores a la propia humanidad. Para ello, pretenden valerse de los mismos medios que, "aparentemente", causaron la erradicación de la viruela.

Cuando Dios (o la naturaleza, como queramos llamarlo) vio que todo lo que había hecho estaba bien, supongo que era consciente de que tonto no era. El ser humano no ha podido reproducir esa obra, ni darle la vida a una forma mineral. Ni tan solo se la ha dado al más insignificante microorganismo, y ¿pretendemos ganarle la partida en el resto del tablero? ¡Maldita soberbia humana...!

A medida que se ha avanzado en la frenética escalada de vacunación, la humanidad ha vapuleado todo récord en alergias, asmas, enfermedades respiratorias, fibromialgia, tiroides, autismo, diabetes juvenil, cronificación de enfermedades y cáncer. En esta fanática misión por vacunar, tanto a animales como a seres humanos, olvidaron que, obviamente, se está comprometiendo la integridad biológica de la raza humana, la cual está mutando cada vez a mayor velocidad tras cada lesión genética a la que es expuesta en cada vacunación.

La vacunación, también llamada "el negocio del envenenamiento de la sangre", trata de estimular artificialmente la producción de anticuerpos en el receptor, pero la evidencia nos demuestra que eso no crea inmunidad, ya que recuperarse de las enfermedades infecciosas no guarda relación con el nivel de anticuerpos presentes en el organismo. Tras esa estimulación artificial, las células del sistema inmune quedan "dedicadas" al antígeno específico de la vacuna, siendo incapaces de reaccionar ante otras infecciones y por tanto, causando una disminución de nuestra capacidad de resistencia inmunológica en general. Somos una sociedad inmunodeprimida a causa del consumo de drogas, las fobias (los miedos), el abuso de alcohol y tabaco, la contaminación del agua y de los alimentos, las vacunas y los medicamentos (antibióticos, antiinflamatorios, quimioterapia, transfusiones, derivados sanguíneos…). Sólo en los Estados Unidos se gastan cada año más de USD 30.000 millones en medicamentos prescritos y USD

50.000 millones en medicamentos no prescritos. Paralelamente, y como veremos, las vacunas ponen en marcha algunos de nuestros sistemas defensivos por periodos de tiempo demasiado largos, causando graves lesiones al organismo, además de provocar severas reacciones adversas y, a medio y/o largo plazo, efectos secundarios que nos degradarán irremediablemente. Entre estos efectos secundarios encontramos desórdenes inmunológicos y neurológicos, tales como el autismo, hiperactividad, desórdenes de déficit de atención, daños en los nervios craneales (producirán ceguera, sordera, mudez y dislexia), trastornos del apetito (anorexia y bulimia), alergias, cáncer y otras muchas enfermedades que prácticamente no existían antes de las campañas de vacunación sistemática. Si ningún investigador, ni legal ni éticamente, ha podido exponer individuos a la enfermedad, ¿cómo se supone por tanto, que se haya podido demostrar clínicamente la efectividad de la vacunación en la prevención de enfermedades? Ateniéndonos a esta premisa, no ha podido demostrarse. Aunque, debido a que los estudios a largo plazo sobre los efectos adversos de las vacunas pueden considerarse inexistentes, el uso tan generalizado, sin el consentimiento de personas debidamente informadas, constituye, en sí mismo, experimentación médica y, tal y como lo señalaran la Asociación Americana de Médicos y Cirujanos y el Centro Nacional de información sobre las Vacunas, esto significa una violación del primer principio del Código de Núremberg, obra central de la bioética moderna.

Por tanto, atribuirle a las vacunas el mérito de la disminución de la incidencia de las enfermedades, como mínimo, puede considerarse un error. Esto fue avalado por un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS), donde se indicaba que las tasas de mortalidad y enfermedad en los países del tercer mundo no están directamente relacionadas con la vacunación o con los tratamientos médicos, sino que se hallan estrechamente vinculadas al estándar de higiene y alimentación, que incluye mejoras en sanidad e higiene, en la alimentación, en las tecnologías de conservación de los alimentos y en su aplicación, en el transporte y el desarrollo de infraestructuras como son las Estaciones de Tratamiento de Agua Potable (ETAP), en las redes y sistemas de saneamiento y de alcantarillado, en las Estaciones de Depuración de Aguas Residuales (EDAR) y, posiblemente, guardan una estrecha relación con los ciclos naturales de las enfermedades.

Para un licenciado en medicina, un titulado universitario e incluso para cualquier mente pensante, resulta difícil de entender que un amigo, hijo, padre o cualquier familiar, ingresando en un centro médico en un perfecto estado de salud, pueda tener un susto de muerte o fallecer tras la aplicación de una vacuna que lo que pretende es protegerlo de la enfermedad. No debería jamás suceder, pero ocurre de forma más habitual de lo que la mayoría de la población conoce, y de lo que los prescriptores de vacunas reconocen. La vacunación es un procedimiento médico que acarrea un riesgo inherente de lesión

o muerte, algo que en la mayoría de ocasiones no se informa ni se tiene en cuenta, siendo los daños potenciales superiores a los beneficios. Sólo en los EE.UU., más de 700.000 estadounidenses mueren al año por las complicaciones postvacunales de los medicamentos.

El ser humano vive en un perpetuo estado de engaño. Nos engañan en los medios de comunicación, nos engañan con la política, con la economía, con la religión, con la alimentación y, por tanto, ¿por qué no van a engañarnos con las medicinas y las vacunas? Quien quiera pensar lo contrario, sólo demuestra una falta de criterio e ingenuidad, un indicador de que ha entregado su libre pensamiento a otros para que piensen y decidan por él y por tanto, es un ser humano con tan poca personalidad que, como parte del rebaño, se dejará conducir para evitarse ese "duro" trabajo de razonar.

Tendemos a creernos la información que se comunica a las grandes masas de población, como si el hecho de ser conocida por todos fuera motivo de certeza. Así, creemos a pies juntillas en la mediocridad política de quién ocasiona el hundimiento de un buque petrolero, como el 'Prestige' en el año 2002, contaminando kilómetros de costas; creemos en la libertad democrática de sistemas políticos neoliberales, que realmente están al servicio de las grandes compañías energéticas, donde sus políticos trafican con el precio de la energía en contra del interés general del pueblo, para poder ocupar sillones de oro en los consejos de administración de esas compañías energéticas cuando se jubilan; creemos en las acciones preferentes que nuestros estimados bancos nos venden y que terminan siendo "preferentes" en robarnos los ahorros de toda una vida; creemos que los atentados de las Torres gemelas fueron perpetrados por terroristas de Al Qaeda, cuando está documentado que los aparcamientos subterráneos fueron volados horas antes del choque de los aviones para permitir el derrumbe ordenado de ambos colosos y que, tras la representación televisiva, las Torres fueron explosionadas con 100 toneladas de Nano Termina (explosivo militar de última generación), instalada semanas antes (como demostró, tras analizar los restos de las Torres, el científico danés experto en nano-química Niels Harrit, de la Universidad de Copenhagen y su equipo internacional), llevando a cabo, con una precisión de cirujano, una demolición controlada (como denuncia la Asociación de Ingenieros y Arquitectos por la verdad del 11S), que confinó los escombros en el área; creemos en la invasión de Irak para salvar al mundo, cuando lo que se procuraba era el control del petróleo en la región (Irak había decidido vender su petróleo en Euros en vez de hacerlo en dólares americanos, lo mismo que le sucedió a Libia cuando fue invadida y lo que puede sucederle a Irán por inaugurar la bolsa de petróleo en otras divisas), algo que se muestra evidente cuando se tolera el gran genocidio perpetrado en palestina y el vergonzoso éxodo producido en el terrible “crimen contra la humanidad” en Siria. En cambio, desconfiamos y desestimamos la información de difícil acceso, o la que no llega a todo el mundo porque no es radiada por los grandes medios de comunicación. Así, se nos dice que tanto la información que encontramos en internet como la entregada de forma desinteresada carecen de fiabilidad, tildándola de falsa. Y muchos, en vez de intentar corroborarlo, hacen suyo dicho prejuicio y la desestiman categóricamente. Se pueden negar grandes evidencias, como el negar que haya agua en los océanos, negar la existencia de la Luna afirmando que es el producto de un gran holograma y por tanto no se encuentra allí arriba en los cielos, o negar el daño causado por las vacunas, insistiendo en que son éstas las que prácticamente han salvado a la humanidad de su extinción y muchas personas, a fuerza de repetición, terminarán por creérselo. Esta es una técnica muy utilizada en política.

La probabilidad de morir a causa del impacto de un asteroide es de 1 entre 20.000. Por tanto, es más probable sobrevivir a un asteroide que a la vacunación. Seamos honestos, este tipo de razonamientos, tan verdaderos como incoherentes, son los mismos que usan los partidarios de la vacunación pero en sentido opuesto. Si perviertes la lógica, dejas sin argumentos para el debate a la parte contraria, algo a lo que, cada vez más, estamos acostumbrados a ver en algunos políticos del absurdo.

Son derechos humanos tanto el derecho a la información, como el derecho al consentimiento de cualquier procedimiento médico que lleve asociado un riesgo de lesión o muerte. Por tanto, sólo a nosotros nos atañe decidir si vacunarnos o no ya que, de esa decisión, dependerá nuestra vida y nuestra salud. El refrán "Tu servidor más fiel eres tú mismo" insta a que nosotros mismos controlemos y administremos nuestro bien más preciado, la salud, la cual nos permitirá la supervivencia y, a través de nuestros genes, la de nuestra descendencia. El acto médico de la vacunación debería estar supeditado, en todos los casos, al consentimiento informado. En base a ello deberemos exigir que se nos aporte información veraz y completa, así como exigirnos a nosotros mismos el esfuerzo de explorar los senderos que nos lleven hasta esa información distinta e incluso opuesta a la idea que tenemos formada y que, al conocerla, nunca dejará de sorprendernos. De este modo podremos tomar distancia de esa parcialidad que nos mantiene a oscuras, aumentando así nuestra capacidad de discernimiento. Si no interfiere el ego (tan destructivo), las personas, a medida que aumentan su nivel cultural, no sólo elevarán su grado de madurez, sino que su humildad cada vez será mayor. Las frases "contra más sé, menos creo saber" y "Sólo sé que no sé nada" lo avalan perfectamente. Para la inquietud del inconformista, los nuevos conocimientos siempre abrirán múltiples caminos que deberán ser explorados. Por todo ello, los menos cultivados, es decir los más ignorantes, suelen ser los que no dan crédito ni oídos a la información que desconocen y que, por iniciativa propia, deciden jamás llegar a conocer, ya que ignorante es quien decide ignorar o hacer caso omiso de la información.

Cuando el universo, el destino, o Dios, como queramos llamarlo, nos encomienda la salud de los demás, ya sea la de los hijos, los padres, los abuelos, los parientes, o los pacientes a nuestro cargo, nos está delegando una función y responsabilidad inconmensurables. Pone sus vidas y su futuro en nuestras manos. Si uno decide poner en riesgo su propia vida, que lo haga, pero no trivialicemos las vidas ajenas sin informarnos previamente. Tratemos el regalo de cualquier vida con el debido respeto y hagamos que dicha responsabilidad sea merecida.

Algunos han llegado a calificar esta obra como un libro en defensa de los niños. Pero estos niños un día llegarán a ser adultos y heredarán los problemas y virtudes de una infancia feliz o desdichada, de una infancia sana o enferma. Por tanto, las decisiones que, en base a esta lectura, tome cada uno formarán parte del legado que ese niño dejará al adulto en el que un día éste se convertirá.

Si no dejamos a cualquier desconocido ni las llaves de nuestro vehículo ni las de nuestro hogar, ¿por qué dejamos a extraños las llaves de nuestra vida y la de los seres queridos a nuestro cargo?
LOS ORÍGENES DE LA MEDICINA MODERNA

"Quien no recuerda su pasado está condenado a repetirlo"

Desde tiempos inmemoriales, el cuidado de la familia y la salud, ha sido asunto de las mujeres, ya que precisa cualidades como son la intuición, observación, compasión, perspicacia, sabiduría, amor y entrega, características más desarrolladas en mujeres, en personas con dones extrasensoriales, en niños, en ancianos y en los más humildes. Por este motivo, eran ellas las que proveían los remedios, practicando una medicina empírica basada en la experiencia y el sentido común. La salud, administrada por las "mujeres sabias" o hechiceras y charlatanas, como las llamaban las autoridades, era un ejercicio eficaz y barato, pudiendo los pobres acceder fácilmente a ella.

Entre los años 1257 y 1816, la inquisición acusaba de herejía y de hechicería, juzgando sin proceso, en secreto y bajo tortura, a millones de personas inocentes que, cuando confesaban, eran declaradas culpables de hechicería. Si no confesaban, eran culpadas de herejía e igualmente quemadas en la hoguera. En algunos casos se les hacía pasar la prueba de "la piedra al cuello", con la que eran arrojadas al agua. Si se ahogaban, indicaba que eran inocentes. Si flotaban, se las acusaba de hechiceras. De un modo u otro, el resultado final era la muerte. Incluso, el no considerar a la brujería como peligrosa, era declarado por las autoridades como una creencia herética. Una vez en manos de la santa inquisición prácticamente nadie escapaba a su barbarie. Como nadie era indultado, se expropiaban sus bienes y los de su familia antes del juicio. Durante la tortura a mujeres, éstas eran violadas. En tres siglos se llegó a eliminar a 9 millones de "brujas", siendo el 80% mujeres y niños. Eliminando el principio femenino, la autoridad natural que ejercían las mujeres en los pueblos, se instauraba el poder de la autoridad del principio masculino de la iglesia, metiéndose en cintura a los rebeldes e imponiéndose una religión que el pueblo no quería. De este modo, desaparecían las sanadoras que atendían la salud y transmitían las tradiciones de generación en generación, así como las ancianas que arbitraban los litigios con sabiduría, ambas poderosas, con valores como la conservación, protección, cooperación y el compartir, las cuales restituían el poder a la mayoría del pueblo.

La medicina alopática (el término proviene de sufrimiento), medicina ortodoxa, medicina científica o medicina moderna, tal y como la conocemos actualmente, tuvo sus orígenes en el año 1910 a raíz del informe Flexner, encargado a Abraham Flexner por la Fundación Carnegie, que lo financió, y la Fundación Rockefeller, que lo aplicó. Éste llevó a la culminación de un período de críticas a la educación médica en Estados Unidos y Canadá, dando paso a un sistema de aprendizaje para obtener un reconocimiento profesional, trabajando con profesionales médicos en disciplinas reconocidas dentro de la universidad. Las facultades de medicina eran llevadas al seno de la universidad para darle valor al currículum, que era avalado por cuatro años de estudios, impartidos con ejercicios de laboratorio y con una mejora en la calidad de la instrucción mediante un cuerpo docente a tiempo completo, además de incorporar la investigación dentro del programa docente, cosa que anteriormente se realizaba en institutos. Hasta el siglo XIII, la poderosa iglesia había considerado la enfermedad, el sufrimiento y la muerte como un castigo de Dios por los pecados cometidos, siendo la medicina una práctica contra la ley del creador. Con las universidades, la medicina oficial era controlada estrechamente por la iglesia, imponiendo sus dogmas y superstición. La practicaban hombres, excluyéndose a las mujeres y servía sólo a los ricos. Pronto las autoridades prohibieron la práctica de la medicina a quienes carecieran de diploma, comenzando así con la eliminación del ejercicio de las mujeres y el control absoluto de la salud por parte de los protectores y patrocinadores de la medicina moderna, los poderosos. Así como a los abogados se les enseña a mentir y a posicionarse en cualquier lado, con independencia de su ética y su conciencia, al médico se le adiestra para que, en la medicina, fundamentada en una función mecanicista, la compasión sea cosa del pasado.

La medicina holística considera al ser humano como un holograma, como un todo en el que cada una de sus partes contiene la información del conjunto, es decir, que basa la concepción del ser humano como un todo y no como una suma de trozos o sistemas, donde los diferentes cuerpos son interdependientes, por lo que tratar a uno implica la mejoría de los demás. Al restablecer la salud del órgano afectado se corrige también el desequilibrio que generó en el resto del organismo. Por tanto, para un correcto tratamiento terapéutico, debe tenerse en cuenta el entorno y todos los aspectos que componen a la persona, incluyendo energía vital y equilibrio. De este modo, se utiliza tanto en el tratamiento de problemas físicos, como son los dolores musculares, como en el tratamiento de los problemas psicológicos, tales como la angustia y la depresión. Holístico es un adjetivo procedente del término griego ‘hólos’, que significa total, todo o entero. El holismo es un término acuñado en el año 1926 por Christian Smuts, quien lo describió como "la tendencia de la naturaleza de usar una evolución creativa para formar un todo que es mayor que la suma de sus partes". La medicina holística suele incluir terapias ancestrales como la homeopatía, el yoga, la fitoterapia y la acupuntura. Llevado a otros entornos, nos encontramos con la visión holística, entre otros, en el ámbito empresarial, referida a la visión global de todos los componentes, estrategias y actividades de una empresa como representantes de la misma. Su concepción permite que el término aparezca en diversas y variadas disciplinas, como la filosofía, la biología, la psicología o la educación. Algunas de las palabras y términos utilizados de forma sinónima serían 'sistémico', 'global' o 'en conjunto'.

Al final de la Segunda Guerra Mundial, cuando el caos también había alcanzado los niveles académicos, la ciencia fue dividida en ciencias ortodoxas, que serían la que se enseñarían en las universidades creadas por los poderosos y en ciencias ocultas, que son las que no interesaba compartir y que se decidió ocultar y perseguir, quedando excluidas de las universidades.

La transmisión del conocimiento de persona a persona y entre generaciones es lo que nos ha permitido crear y mantener nuestra civilización, evitando de este modo que la especie humana sea la pandilla de simios que pudo haber sido en sus albores. A pesar de ello, vivimos en una época en la que, además de no apreciarla, se desvalora la tenencia de esa información acumulada a lo largo de la historia de la humanidad, menospreciando al que la tiene.

Para el año 1926, la medicina alopática no alcanzaba la tercera parte de las distintas medicinas practicadas, hoy llamadas medicinas alternativas y medicinas holísticas, quedando incluidas en cierto modo dentro de la clasificación de ciencias ocultas. Se enseñaba la homeopatía, la fitoterapia y las medicinas manipuladoras de rehabilitación y masaje, siendo todas ellas prácticamente erradicadas por la reforma médica. En pocos años, sus escuelas pasaron de 650 a 50 y el número de alumnos se dividió entre tres, cayendo la salud en manos de la élite rica masculina y transformándose en un instrumento al servicio de las altas finanzas. El resultado fue el mismo que el que se vivió con las leyes religiosas de la inquisición en la Edad Media. De este modo, una minoría de privilegiados hace leyes para dominar y explotar a la mayoría, especialmente a los más desfavorecidos e indefensos.

El fin último del poder no es el dinero (el dinero no se come), sino el imponer la voluntad por encima de las voluntades de los demás. Si no existieran "los demás", si esa voluntad dictatorial viviera en una isla desierta sin posibilidad de regresar a la civilización, ¿qué sentido tendría ahí el dinero? El dinero sólo ayuda a llevar a cabo esa demostración de poder cuando hay a quien oprimir. Si el opresor es consciente del infortunio con el que mantiene al oprimido, el primero se sentirá fuerte, poderoso y contento con lo que a su juicio es óptimo para degustar su bienestar. La cuestión es si con esa perversión del juicio nació o bien si le fue enseñada...

En unas décadas se pasó de la "mujer sabia", que se manejaba con las plantas, al boticario, que confeccionaba con ellas los remedios, culminando finalmente en la industria, que lo condensaba y transformaba todo en principios activos, produciendo medicamentos.

Hasta el siglo XVIII los hospitales eran identificados como fuente de infección. La razón fundamental es porque eran instituciones de caridad para dar asilo a los más necesitados, donde se mezclaban locos, enfermos, lisiados, expósitos, epilépticos, incurables y recién amputados, de todas las edades y de ambos sexos. Las amputaciones se practicaban en los pasillos y entre las camas. Los médicos, habituados a visitar los hogares, hacían visitas de caridad en estas instituciones, algo que les permitía aumentar sus vivencias y experiencias en su oficio. Se repartían algunos alimentos, aunque la nutrición resultaba deficitaria como para ayudar a potenciar los debilitados sistemas inmunitarios de los allí confinados. Capellanes y legos piadosos realizaban visitas de caridad para confortar las almas. El presupuesto era bajo, gastándose la mitad en cocinar sopa, que las monjas pasaban con una pitanza, y sólo el 3% en medicamentos. A nadie se le ocurría ir a un hospital buscando recuperar la salud, hasta que el discurso empezó a cambiar, pasando de la Comisión de Mendicidad a nuevos enfoques sobre la dirección que debería tomar la sanidad. Se llegó a proponer la abolición de los hospitales, alegando que eran lugares de hacinamiento de enfermos, en los que se engendraba miseria mientras se estigmatizaba al paciente. Si una sociedad continuaba necesitando hospitales, significaba que su revolución había fracasado. Para que los conceptos de "enfermedad" y "salud" pudieran reclamar fondos públicos, deberían concretarse y hacerse operativos. La enfermedad como desviación de la norma (lo que se ajusta a un tipo común) hizo legítima la intervención médica. Era necesario convertir las dolencias en enfermedades objetivas, definibles clínicamente, para que los funcionarios pudieran clasificarlas, organizarlas y presupuestarlas, pudiendo ser sometidas y ser todo traducido a dinero. A inicios del siglo XIX, los hospitales fueron transformándose en laboratorios para experimentar con tratamientos, y a finales de siglo, en un lugar para curar. En la actualidad, podemos compararlos con un taller de reparaciones, dividido en compartimentos o especialidades.

El lavado de imagen ha sido tan grande que incluso en los anuncios, donde se solicitan aportaciones económicas para vacunar a los niños en África, podemos ver a pequeñas criaturas con la cara descompuesta mientras le pinchan la vacuna y, en nuestra ingenuidad, lo asociamos a que, con la vacuna, se les está obsequiando con un maravilloso regalo.

La gran evolución que experimentó la cultura en materia de limpieza e higiene logró atajar las grandes epidemias. Pero lo que ha llevado a una mayor expectativa de vida no han sido los logros en medicina, sino el considerable aumento de la seguridad en todo tipo de actividades, incluida la seguridad en el trabajo y la mejora de las condiciones laborales. Hasta principios del siglo XIX, se interpretaba como muerte natural aquella muerte accidental. Montaigne lo expresó perfectamente cuando ridiculizó a aquellas gentes que pretendían llegar a la muerte, en estado de buena salud, a una edad avanzada, y no por accidente, criticándolos y mofándose de ellos por ser extremadamente fatuos: "[...] qué fantasía es esa de esperar morir de un debilitamiento de las fuerzas por efecto de la extrema vejez [...] parece que fuera contrario a la naturaleza ver que un hombre se rompe el pescuezo en una caída, se ahoga en un naufragio, o le arrebata una pleuresía o la peste [...] en todo caso debiéramos llamar natural a lo que es general, común y universal. Morir de viejo es algo raro, singular y extraordinario, por tanto menos natural que las otras formas; es la manera última y extrema de morir". En su tiempo, y hasta el año 1830, debemos considerar muy escasas a esas personas a las que se refería. Indudablemente, la nueva tecnología iniciaba ese cambio que posibilitaba que los ricos se aferraran a su vejez, evitando jubilarse y de este modo se llegaba a la extinción natural por agotamiento en un sillón de director. Además, la Revolución Industrial creaba oportunidades de empleo para los débiles, enfermizos y viejos, reconociéndose meritoso el trabajo sedentario, tan raro hasta entonces. La muerte pasó de acontecimiento inoportuno a convertirse, en la actualidad, en el desenlace de enfermedades específicas certificadas por el médico. De este modo, la muerte, como entidad metafísica, se desvanece para ocupar su lugar las enfermedades mortíferas, siendo muchas las causas específicas de defunción clínica. La lucha del doctor en la cabecera de la cama de su paciente moribundo dio lugar al mito del poder de la profesión médica sobre la muerte y, en consecuencia, a la nueva posición social del médico. En la ciudad, el médico se convertía en clínico (el doctor vinculado a la docencia y a la investigación, en cuanto a que experimenta una evolución, de forma continuada, de sus conocimientos a través del contacto con sus pacientes), mientras que en el medio rural pasaba, de ser itinerante, a ser sedentario, y luego miembro de la élite local. Los sindicalistas asociaron la muerte natural con el concepto de progreso social y la atención médica pasó a ser un derecho para la ciudadanía y un deber para el gobierno. Pudiendo tener tratamiento médico a las puertas de la muerte, ¿quién no intentaría hacer lo imposible por alargar su vida o la de un familiar querido?

La sociedad considera al ser humano un elemento tanto productivo como consumidor. A principios del siglo XX todos los hombres quedaban definidos como alumnos nacidos en estupidez original, necesitando de un mínimo de ocho años de escuela antes de poder entrar a la vida productiva. La muerte aprobada socialmente no es aquella en la que se pasa a un estado de coma o en la que se para el corazón, sino que podemos entenderla como aquella en la que el moribundo pasa a ser inútil, tanto como productor como consumidor, llegando a ser la forma última de resistencia del consumidor.

El control del médico ejercido sobre el lenguaje del que sufre es otro de los bastiones de la medicina moderna con el que se procura mantener hermético el acceso a los no adscritos a la profesión. Algunos profesionales parece que incluso intentan llevarlo al extremo a través de su ininteligible caligrafía, su "letra de médico". En el momento en que se puede evaluar la eficacia médica desde un lenguaje ordinario, muchos advierten que, en la mayoría de los casos, tanto diagnósticos como tratamientos no van más allá del conocimiento que pudiera adquirir cualquier profano.
UN MUNDO TÓXICO

Vivimos en una sociedad medicalizada y en un mundo terriblemente lesivo, incompatible con la salud.

Se irradian los alimentos; la leche se pasteuriza y se homogeniza; los genes son modificados; residuos de plaguicidas, fungicidas y agentes promotores del crecimiento pasan del huerto a las mesas o al ganado que luego consumimos; consumimos colorantes, preservantes y otros subproductos del proceso de envase que exige el mercado moderno; el agua se contamina; el aire es envenenado; los litorales reciben tantos vertidos que son insalubres incluso para el baño y las piscinas se saturan de química nociva. Potabilizan el agua con flúor (nos dicen que refuerza la dentadura, cuando su exceso realmente provoca fluorosis, que destruye dientes y huesos) y con cloro (produce cloraminas y Trihalometanos, que son cancerígenos). Los nitritos contenidos en los purines de las granjas porcinas, al verterse en los campos por no ser rentable su desnitrificado, pasan a formar parte de las aguas subterráneas que luego llegan a nuestros grifos y reaccionan con multitud de moléculas de nuestro organismo, pasando a ser cancerígeno, además de un agente muy debilitante de la inmunidad. Contaminantes como los amonios, también procedentes de purines y fertilizantes, y utilizados en los sistemas refrigerantes, resultan tan tóxicos que, en los barcos conserveros, estudios de compañías de seguros han detectado que prácticamente el 100% de sus trabajadores no llegan a la edad de jubilación. Las vacunas colonizan la infancia; el padre con la Viagra, la madre con el Prozac y el niño con el Ritalin, para que esté toda la familia medicada; trillizos y hasta quintillizos son "fabricados" en las clínicas de fertilización a través de la inseminación artificial; estamos a las puertas de la clonación humana y las vacas nos toman por locos...

Incluso el hecho de lavar la vajilla y no enjuagar debidamente los restos de detergente, especialmente vajilla y utensilios de plástico, que retienen durante más tiempo que el vidrio o la porcelana los químicos entre sus moléculas, y con los que puede ser conveniente ayudarse con el agua caliente para aclararlo, con el paso de los años habrá contribuido al deterioro celular por la ingesta diaria de detergente. Algo parecido sucede cuando uno no se enjuaga suficientemente bien la boca tras lavarse los dientes, conduciendo a una fluorosis generalizada por ingesta continuada del flúor contenido en el dentífrico. El flúor es un gran oxidante y por eso contribuye a eliminar la decoloración de los dientes, pero su toxicidad es muy elevada. Por suerte, existen alternativas muy eficaces de dentífricos sin flúor, como por ejemplo, los preparados con el árbol del regaliz.

Nuestra alimentación está seriamente comprometida a todos los niveles. El activista alimentario Michael Pollan denunció que el único modo de evitar el virus del enrollado de la hoja de la patata en el cultivo de la variedad Russet Burbank, utilizada por grandes consorcios alimentarios, como por ejemplo, McDonalds, es que éstas se fumiguen con metamidofós, un pesticida prohibido en muchos países y utilizado también en gran variedad de frutas y verduras. Comenta que este pesticida suele administrarse con avionetas y es tan tóxico que los agricultores no se aventuran a visitar sus campos hasta 5 días después de la fumigación, ya que su exposición a través del aire, produce tos, náuseas y vómitos. Una vez cosechadas, las patatas aún tendrán que almacenarse durante seis semanas hasta que se evaporen los gases tóxicos. Para llegar hasta ellas, el metamidofós ha tenido que filtrarse a través de la tierra, lo que significa que terminará contaminando los acuíferos subterráneos, siendo éste el destino de la mayoría de contaminantes que se utilizan para el cultivo de alimentos. Esto podría solucionarse utilizando desinfectantes ecológicos y naturales, como el agua ozonizada, aunque en las economías de escala, lo que menos importa es la salud del consumidor, primando siempre, por encima de todo, la cuenta de resultados de las compañías.

El Gestalt, como amalgama de distintos factores que por separado no serían tan perjudiciales, es particularmente poderoso en cuanto a las consecuencias que llevan a destruir la salud. Gestalt es un término alemán que se refiere a la configuración de distintas partes o componentes en la que "El todo es mayor que la suma de sus partes". Suele utilizarse para la terapia psicológica, aunque puede abarcar cualquier otro ámbito.
EL MODELO DE MEDICINA MODERNO

"La salud de los ciudadanos es una mercancía que se compra y se vende" -François Miterand, expresidente de Francia-

La definición de salud que tenemos por convencional es la ausencia de enfermedad. Si uno no está enfermo, automáticamente, goza de buena salud y por tanto no necesita de un médico. En la antigua china, los acupuntores mantenían a sus pacientes con buena salud y si alguno de ellos caía enfermo, el acupuntor era despedido, perdiendo toda su credibilidad.

La medicina de enfermedad, conocida como medicina científica, moderna, ortodoxa o alopática, trata los síntomas, las consecuencias de la enfermedad, y no las causas, algo que hace al paciente dependiente. La medicina de enfermedad pone enfermo a precios caros. Una medicina de salud trata la causa de las enfermedades y las previene.

La medicina alopática, al tratar la manifestación de la enfermedad, es decir los síntomas del cuerpo visible y no el problema en sí, permite que la verdadera razón del problema se instale en los cuerpos invisibles, aunque ese tampoco debería ser el foco de nuestra atención, porque un problema es el resultado de una causa, que subyace en el alma, causa que seguirá provocando nuevos problemas con nuevas sintomatologías. La sintomatología de un columpio de un parque es que se le suelte el asiento, siendo ésta la manifestación del problema. El problema en este caso será que se aflojó el tornillo de sujeción, pero la causa fue que éste no era de su métrica correcta. Si encajamos el asiento del columpio colocando de nuevo el tornillo, eliminaremos visualmente la manifestación, pero no tardarán en reproducirse futuros incidentes. Si apretamos el tornillo, a medio plazo éste volverá a soltarse y puede que, en esta ocasión, el movimiento del columpio termine por desgastar el roscado de su encaje, ocasionando un problema mayor y una nueva manifestación con peores consecuencias. En cambio, si substituimos el tornillo por uno con su métrica correcta, habremos eliminado la causa para evitar futuras y desagradables consecuencias.

Las aseguradoras no tienen previstas tarifas para la salud y lo que cobra un médico está determinado, según tarifas, por actuaciones médicas. De este modo, la "visita", siendo la actuación médica más importante es la peor pagada, tanto es así que un profesional no podría vivir sólo de ella. Esto fuerza al médico a limitar el tiempo de visita medio por paciente, reduciendo el protocolo, el examen, los consejos y el apoyo moral. Aunque para el médico no exista nada anormal, con el fin de poder aumentar sus ingresos por su trabajo, éste deberá crear un diagnóstico para la aseguradora, realizar análisis, recetar medicamentos y promover operaciones, en definitiva estimular el consumo en una sociedad de consumo. De este modo, el médico se convierte en un vendedor inconsciente de la industria del medicamento, así como en su instrumento de promoción. Las autoridades y los visitadores médicos lo forman para que permanezca enteramente al servicio de la sacrosanta verdad que se le inculca como doctrina. El adiestramiento práctico más intensivo de los médicos se recibe por parte de los agentes de la industria química. Hay que tener en cuenta que los médicos actúan en cierto modo de comerciales, siendo los principales vendedores de las farmacéuticas, las cuales los instruyen en sus facultades, para luego mantener esa línea de condicionamiento con revistas científicas y congresos. Les proporcionan folletos informativos para sus salas de espera, mientras se les vigila a través de los gerentes, quienes los recompensarán con regalos directos, viajes y privilegios variados si los resultados obtenidos son buenos. Al tener que cubrir el gasto sanitario de sus asegurados, en un primer momento, pudiera parecer que las aseguradoras desearan que el sistema sanitario fuera menos costoso, pero la realidad nos indica que, a medida que aumentan los costes sanitarios, en la ciudadanía crece el temor a no poder afrontar el coste de la asistencia sanitaria ante una eventualidad, algo que ocasiona mayor contratación de seguros (seguridad y protección), al igual que la posibilidad de aumentar las cuotas de los mismos.

Entendamos que cuantos más pacientes enfermos (epidemia) haya, con mayor frecuencia se enfermen (inmunodeficientes) y durante más tiempo (crónicos), mayor será la rentabilidad de la industria farmacéutica. Y por esta frívola razón la industria agroalimentaria envenena los alimentos, mientras la industria química contamina la tierra, el aire y el agua.

Para colmo han convertido el momento del nacimiento en una aberración. Si el bebé no se ajusta a la "normalidad", entonces se provoca el parto o se practica una cesárea, y a partir de ese momento, siempre en nombre de la prevención, se le practicará cesárea en los partos posteriores. En los partos considerados "normales" se ha instaurado por rutina practicar la episiotomía, es decir un profundo corte en la vagina con el fin de evitar las fisuras que tal vez pudieran llegar a producirse sólo en la superficie. Tal y como sucede con cualquier mamífero, cuando el ser humano da a luz, libera un cóctel de "hormonas del amor". Pero a diferencia de este último, interferir en el parto de muchos mamíferos conlleva que la madre no acepte a su cría debido a que, el hecho de interferir el proceso fisiológico del parto, elimina ese importante flujo de hormonas entre madre e hijo. Interferir en el parto y reprimir estas "hormonas del amor" afectará al bebé en su futuro en términos de sociabilidad, agresividad y, en general, en su capacidad de amar. Por suerte, algunos profesionales, conscientes de esta involución, están volviendo instaurar una práctica más natural. Y entre tanta locura, los costes suben mientras los servicios ofrecidos empeoran y disminuyen. El sistema sanitario zozobra y la privatización, ya sistematizada, llega al rescate. Por lo visto, había que librarse del monopolio público para ser salvados por el monopolio privado. Y así nos encontramos con la nueva esencia de los actuales sistemas sanitarios, alejados de su verdadera razón de ser, con un coste excesivo, un control imposible y que, con ellos, la enfermedad es creciente y perdurable, ya que se cronifica.

Hay que pensar que, en los países que se ha logrado una medicina universal financiada por el gobierno, el logro ha venido especialmente de la mano de la industria farmacéutica, la cual aumenta así su negocio por parte de todas las clases sociales, especialmente de los más desfavorecidos. Ese gasto en pruebas de diagnóstico, medicamentos, vacunas, hospitalización, etc., equivale aproximadamente a tres salarios y medio al año por habitante, pagado a través de los seguros de los trabajadores, algo inimaginable hace dos siglos. Sólo con los test y las pruebas, usadas antes, durante y después, tanto de recetas de medicamentos como de cirugías, ya podemos ver que resulta un mercado muy rentable. Además, es fácil darse cuenta como cada vez se hace más habitual valerse de los medios de comunicación y de las fundaciones para promover nuevos medicamentos y vacunas que mueven a la población a exigirlos a su médico y al gobierno, para que éste financie su compra. Y es que basta con que no quieras darle un caramelo a un niño, para que monte en cólera y te haga una rabieta que te fuerce a comprárselo. Con esto no se pretende decir que la sanidad no debería ser gratuita, pero debe avisarnos de lo que motivó a ello ya que, sin darnos cuenta, ha sentado buena parte de las bases del sistema de medicina de la enfermedad que tenemos instaurado.

Se calcula que, si se empezara a tratar la salud (prevención) en lugar de tratar sólo la enfermedad, se reducirían los gastos de enfermedad en un 75%, incrementándose los de prevención en un 25%. El resultado final sería un sistema médico equilibrado, un 50% más barato que el actual.

Como reza la frase "la pobreza es la madre de todos los males" y así nos damos cuenta de que la pobreza es la mayor consumidora de gastos médicos ya que, a través de la Seguridad Social, las grandes compañías han descubierto que pueden desangrar la economía de todos nosotros, llenando así sus bolsillos a costa de la salud de los más desfavorecidos. Si el sistema se perpetúa, lógicamente es porque alguien le saca provecho. Por eso los gobiernos, lejos de solucionar los problemas sociales, tratan de eliminar los programas asistenciales, perpetuando y aumentando el consumo sanitario. Sólo con solucionar la pobreza de los barrios más marginados, se mejorarían sustancialmente las cuentas de la Seguridad Social. Renunciamos a entender nuestro propio sistema de salud porque nos parece muy complicado... E interesa que siga siendo complicado para así evitar que se produzca ningún cambio. Secreto y complejidad son las herramientas utilizadas para la manipulación y el control de unos sobre otros, mientras que la transparencia y simplicidad son instrumentos de poder personal.

Tendemos a pensar que nuestro médico, al igual que nuestro delegado bancario, son nuestros amigos y por ello nos van a aconsejar siempre lo mejor posible. No siempre será así y muchas veces, por no decir buena parte de ellas, nos aconsejarán lo mejor posible, pero para ellos. Recordemos que somos humanos, tanto por nuestras virtudes como por nuestras mezquindades.

En otro orden, para la mayoría de profesionales de la medicina, el hecho de descubrir que, como consecuencia de un diagnóstico desfavorable erróneo o la prescripción de una receta innecesaria e incorrecta, se condujo al paciente a consumir medicamentos que le produjeron la muerte, puede llegar a crearles problemas y serios remordimientos. Siendo así, es algo que procurarán ocultar. De otro modo, ¿cómo iban sino a comunicárselo a los familiares de la víctima? Además, con las excepciones que confirman cualquier regla, nos encontramos a menudo a médicos que, con toda su formación, conocimientos y la autoridad que van adquiriendo a lo largo de su carrera, tienden a aumentar su ego, algo que, a la postre, les dificulta y priva el admitir equivocaciones.

Nuestro organismo, en una demostración impresionante de adaptación, tiende a ajustarse a cualquier condición sin quejarse, hasta que éste se colapsa. Es entonces cuando aparece el síntoma, que es el lenguaje del cuerpo en una manifestación física de un problema más profundo, el cual no es visible, es decir, es la punta del iceberg de la realidad que subyace debajo.

Y ello no es más que una genuina demostración de salud ya que, el organismo, está poniendo remedio a esa falta de balance que ha detectado. Así actuarán, en defensa de una agresión, como por ejemplo, la fiebre y la inflación, tal y como veremos en próximos capítulos. La medicina moderna se empeña en silenciar los síntomas para reducir a la "normalidad" esos signos, sin percatarse de que, en esos momentos, ante esa agresión, la "normalidad" es la defensa. De este modo, se obstinan en borrar manifestaciones como el dolor, la fatiga o los tumores; en restablecer niveles como el colesterol, el azúcar y el calcio o en normalizar comportamientos como la depresión, la ansiedad o incluso la insumisión y la rebeldía.

Arrancar la punta del iceberg, lejos de solucionar el problema, puede cronificarlo. Al no ver el problema que permanece bajo la superficie, nos confiamos y provocamos que el barco naufrague. Atiborrarnos de medicamentos, será como arrancar la punta del iceberg, intensificando el desequilibrio del organismo. Un tercio de las hospitalizaciones se deben a los efectos nocivos de los medicamentos.
MEDICINA OFICIAL, CRONOLOGÍA DE LA PERVERSIÓN MÉDICA

“En un mundo de embusteros es el hombre recto quien pasa por ser un charlatán” –Andrés Gide-

La vacunación, consagrada como uno de los logros médicos más importantes del siglo XX, podría definirse como una superstición moderna o una religión o conjunto de "verdades" que, debido a la gran difusión sobre sus supuestos beneficios, pocos se atreven a dudar, negándose la mayoría a verificar. Enfrentarse a la vacunación, representa hacerlo contra un sistema ya instalado en el inconsciente colectivo que lo valora como algo necesario y conveniente, sustentado por una poderosa industria farmacéutica y una clase médica subscrita a ella, la cual es formada en universidades privadas como son Harvard, Yale o la Clínica Mayo, fundadas todas ellas por grandes empresas farmacéuticas que, a su vez, fueron fundadas con los beneficios del petróleo de grandes inversores, como el grupo Rockefeller, con la misión de pervertir la práctica médica o, simplemente, comprar la opinión facultativa a su conveniencia económica. Por tanto, la industria farmacéutica, que es la mayor industria de inversión en la tierra, mantiene y promueve uno de los mayores planes de engaño y de fraude en la historia de la humanidad, el "negocio farmacéutico de la enfermedad". De este modo, las terapias médicas se centraron en medicamentos farmacéuticos, prohibiéndose el uso de tratamientos de salud natural por considerarlos anticuados.

Tomemos el ejemplo de la acupuntura, una medicina energética que en la mayoría de países, aludiendo a la protección e interés general, decidieron legislarla, controlando de este modo la formación y su práctica. Así, la medicina científica la ha convertido en una técnica médica de la medicina de enfermedad, alejada del arte sutil de la medicina de salud que siempre ha&

Reseñas

No hay reseñas de clientes en este momento.

Escriba una reseña

SIN VACUNAS / LIBRO

SIN VACUNAS / LIBRO

"Una obra amena, dirigida no sólo a esos profesionales de la medicina inquietos por conocer la otra cara de la moneda sino, tanto a los padres confundidos, como a todo aquel realmente preocupado por su salud y la de los suyos. Una obra que desarma y resquebraja los grandes mitos de la medicina moderna..."

David Gaset